Voluntarios pelean por voto latino en LA

Voluntarios a favor de los candidatos a la alcaldía de Los Ángeles recorren vecindarios en busca de los votantes latinos
Voluntarios pelean por  voto latino en LA
Los voluntarios Ignacio García (i), Patricia Alarcón y Gladys Muñoz promueven en un hogar la campaña del candidato a la Alcaldía de Los Ángeles, Eric Garcetti, quien se enfrenta a Wendy Greuel.
Foto: La Opinión - Ciro Cesar

De una casa en Boyle Heights se asoma una silueta después del toque de puerta y un “Buenas tardes”.

La persona abre con amabilidad pero al enterarse de que los visitantes apoyan a Wendy Greuel (aspirante a la alcaldía de Los Ángeles), da un portazo.

“¡Yo ya sé por quien voy a votar!”, exclama una voz de mujer, sin esperar más detalles.

Es el tercer hogar que voluntarios del grupo “Latinos por La Wendy” —creado el 11 de abril por casi 30 sindicatos— visitan en la calle Chelsea —a unos pasos del complejo de vivienda pública Ramona Gardens— y no han logrado sumar un solo voto a favor de Greuel.

“Uno se frustra, pero insistimos”, dice Juan Arévalo, un mesero del hotel Biltmore. “Al saber que nuestro candidato gana, vemos que valió la pena”, continúa.

Esa tarde unos 50 hoteleros recorrieron las calles de Boyle Heights y de El Sereno, dos vecindarios con alta población latina, tratando de revertir las preferencias. En la pasada elección primaria el rival de Greuel, el concejal Eric Garcetti, ganó en casi todos los precintos del este y noreste de Los Ángeles.

“Estamos tras los latinos porque es el voto ‘natural’ de Garcetti”, explica Leigh Shelton, vocera del sindicato Unite Here.

Sin embargo, los simpatizantes del edil de Hollywood, quienes han formado la organización “Latinos por Garcetti”, no están dispuestos a ceder terreno. Ellos defienden lo que ha logrado el funcionario con bancos telefónicos en español y recorridos puerta por puerta.

“Hay mucho corazón en esta campaña”, dice Gladys Pinto-Muñoz, voluntaria electoral por más de 20 años, luego de hacer proselitismo en Montecito Heights, donde 66% de los residentes son latinos.

“Queremos saber si todavía contamos con su voto”, explicaba ella a Kevin Ayala, cuya vivienda se encuentra en la avenida Griffith, a un costado de la autopista 110. “Sí, claro que sí”, respondió él.

Los vecinos de Ayala están con Garcetti. “Dicen que él aboga mucho por los estudiantes”, comentó sobre el edil Francisco del Hoyo, quien vive en la casa marcada con el número 4309.

“Recuerde que el martes, ‘Ni te cases, ni te embarques’, pero hay que salir a votar”, bromea con él Daniel Campos, un representante de los Colegios Comunitarios de la ciudad que se unió al equipo del concejal porque “está más involucrado en educación y economía”.

Del lado de Garcetti también se han sumado estudiantes indocumentados (dreamers), como Araceli García, quienes no pueden sufragar. “Los que votan se convierten en tu voz”, asegura esta egresada de la universidad Cal State Northridge.

Si bien los voluntarios de cada aspirante salen con playeras distintas, coinciden en que se debe elevar la participación de los hispanos el 21 de mayo. Estos fueron la minoría que menos votó en las primarias.

La popularidad de Garcetti en esa comunidad va en ascenso. Una encuesta reciente concluye que 58% votaría por él, frente al 37% que lo haría por Greuel.

Los promotores de “La Wendy” se enfocan en los electores por correo y en los que no saben a quién elegir. “Si encontramos a un indeciso es muy importante no dejarlo ir y convencerlo”, pidió a los voluntarios Rudy Gonzalves, coordinador de campaña.

Caminando por Boyle Heights, en su primer día como voluntaria de Greuel, Rocksand Ramírez se topó con una vivienda que tenía un cartel con el dibujo de una mano sosteniendo una pistola y la frase: “No importa el perro, el problema es el dueño”. No pasó, pero dejó propaganda en la entrada.

La mayoría de los votantes que buscó no estaban en casa. “Hoy no fue un buen día, pero mañana regresamos”, expresó Ramírez, como si nada hubiese pasado.