María Eugenia Lobo

La comisionada por el Gobierno de Honduras promueve la reinscripción en el TPS

Guía de Regalos

María Eugenia Lobo
María Eugenia Lobo, comisionada itinerante para migrantes hondureños en el extranjero.
Foto: La Opinión - J. Emilio Flores

Recientemente realizó una visita oficial a Los Ángeles María Eugenia Lobo, comisionada itinerante para migrantes en el extranjero en representación del Gobierno de Honduras. En esta ocasión pudo constatar el proceso de renovación del Estatus de Protección Temporal (TPS) de los hondureños que radican en Los Ángeles y demás áreas que cubre el Consulado General de Honduras.

Es un cargo que ya estaba anteriormente, pero estaba como comisionada presidencial para los migrantes. Es un cargo que se creó durante el gobierno del presidente (Ricardo) Maduro, en el 2002.

El motivo fue que hay muchos hondureños que viven en el exterior, por sus necesidades, para ver cómo se les podía asistir en lo que ellos solicitaban al Gobierno.

Hemos calculado que hay como un millón 100 mil hondureños en Estados Unidos. Usualmente, cuando hablábamos de hondureños en el pasado, migraban a Nueva Orleans, luego Miami, Nueva York, Los Ángeles… Pero ahora se encuentran por cualquier rincón de la tierra americana, donde haya trabajo. Antes veníamos a las mismas ciudades, pero ahora se globalizó en Estados Unidos.

Mi principal función es estar visitando los consulados y de esa manera ver el servicio que se les está prestando a los compatriotas, hablar con ellos y ver cómo se les puede mejorar el servicio, qué necesidad sienten ellos que el Gobierno les puede ayudar.

Pero en el caso del TPS, estamos haciendo una gira para promover la reinscripción de los hondureños en (este programa), que es lo que me trae a Los Ángeles.

Estamos haciendo un llamado a los hondureños que están inscritos en el TPS de que no vayan a dejar de reinscribirse. La fecha límite es el 3 de junio y solo porque haya una reforma migratoria en el horizonte, no pueden dejar de reinscribirse. Al ellos no reinscribirse, quedan en la posición en la que estarían antes de estar en el TPS: se quedarían indocumentados, en el aire, porque la reforma migratoria es una posibilidad, no es un hecho. Si acaso se da, después vienen varios meses para que la implementen y ellos van a quedar en el aire.

Los consulados ofrecen servicios gratuitos. Hay personas voluntarias que están llenando los formularios del TPS sin costo alguno.

Lo único que tienen que mandar son los 380 dólares para el permiso de trabajo y 85 dólares para las huellas.

Estamos a la expectativa y esperando que pueda haber una reforma migratoria que le favorezca a todos los que están aquí, en el país, esperando esa medida desde hace varios años.