Tropas sirias ganan terreno

Intensos combates se prolongan por días, muere una corresponsal

Imagen provista el sábado por la agencia oficial SANA que muestra a militantes del ejércitio sirio enfrentándose a un grupo de rebeldes en Alepo, Siria.
Imagen provista el sábado por la agencia oficial SANA que muestra a militantes del ejércitio sirio enfrentándose a un grupo de rebeldes en Alepo, Siria.
Foto: AP

DAMASCO, Siria.— Las tropas sirias ganaron terreno ayer en una ofensiva de nueve días contra una ciudad clave controlada por los rebeldes mientras que una corresponsal de la televisión siria que cubría los combates murió a consecuencia de un disparo, reportaron los medios estatales, además de un grupo que apoya a la oposición.

Los combates prosiguieron mientras ministros del Exterior de la Unión Europea se reunían en Bruselas para tratar de superar las divisiones sobre la relajación de un embargo de armas, medida que permitiría envíos de armas a los rebeldes que luchan contra el presidente sirio Bashar al Assad.

En París, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, y el ministro ruso del Exterior, Sergey Lavrov, intercambiaron información actualizada sobre sus esfuerzos para iniciar conversaciones para la paz en Siria el mes entrante durante una conferencia internacional en Ginebra.

El régimen de Assad ha dicho que en principio está dispuesto a participar en las conversaciones, mientras que la fracturada oposición política de Siria aún mantiene debates internos al respecto.

Hay poca evidencia de que cualquiera de los lados esté dispuesto a poner fin a la violencia que ha dejado más de 70,000 muertos desde marzo de 2011.

En Siria hubo reportes de intensos combates ayer en la ciudad occidental de Qusair, blanco de una ofensiva del régimen que comenzó el 19 de mayo, y alrededor de la base militar cercana de Dabaa.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña —grupo a favor de la oposición—, dijo que las tropas del régimen y los combatientes aliados de la milicia libanesa Jezbolá capturaron la ciudad cercana de Hamidiyeh, apretando el cerco sobre Qusair. El director del Observatorio, Rami Abdul-Rahman, dijo que los soldados estaban tratando de capturar el pueblo de Haret al-Turkumen para poner a Qusair en “estado de sitio completo”.

La televisión estatal siria dijo que las tropas capturaron más partes de los vecindarios rebeldes del norte y centro de Qusair. La ciudad había estado bajo control de los rebeldes casi desde el inicio de la sublevación contra Assad en 2011.

El Observatorio dijo que Jezbolá ha perdido 79 combatientes en Siria en 10 días de combate, todos ellos excepto cuatro en el área de Qusair.

La batalla por Qusair ha puesto de manifiesto el creciente papel de Jezbolá en el conflicto sirio. El grupo militante chií, que ha estado luchando junto a las tropas de Assad, intentó en un principio restar importancia a su participación, pero ya no pudo hacerlo después de que decenas de sus combatientes murieran en el área y fueran sepultados en grandes funerales situados en Líbano.

El valor de Qusair radica en su ubicación a lo largo de un corredor terrestre que une a dos de los bastiones de Assad, la capital Damasco y ciudades en la costa mediterránea —el corazón de su secta minoritaria alauita, una rama del Islam chií—.

Para los rebeldes, controlar Qusair significa proteger una línea de suministro a Líbano, ubicado a sólo 10 kilómetros (seis millas) de distancia.

Por otro lado, la reportera siria asesinada ayer, Yara Abbas, había estado cubriendo los combates cerca de Qusair. Abbas, quien trabajaba para la estatal Al-Ikhbariyah TV, fue atacada por los rebeldes que emboscaron el vehículo en el que viajaba junto con su equipo cerca de la base Dabaa, en las inmediaciones de Qusair, dijo el Ministerio de Información sirio en un comunicado difundido por la televisión estatal. Un camarógrafo y su asistente resultaron heridos, según el informe.

Decenas de periodistas han sido asesinados, heridos o secuestrados desde el comienzo de la crisis de Siria. Amnistía Internacional dijo este mes que el gobierno sirio y algunos rebeldes están atacando deliberadamente a los periodistas.