Cómo tratar lesiones ortopédicas

Es necesario seguir al pie de la letra las recomendaciones de un especialista, aunque exista mejoría.
Cómo tratar lesiones ortopédicas
Las lesiones musculares, óseas o de articulaciones son muy comunes.
Foto: Archivo / La Opinión

Las lesiones del sistema musculo esquelético pueden ocurrir en cualquier momento de la vida. Un mal paso, una caída, un accidente vehicular, un roce durante alguna práctica deportiva, todas son situaciones que pueden dar origen a traumatismos en músculos, articulaciones y huesos, con altos índices de recuperación si la persona afectada sigue las indicaciones del médico ortopedista.

Si, por el contrario, el paciente decide interrumpir el manejo terapéutico sólo porque “ya se siente bien” corre el riesgo de caer en alguna discapacidad permanente.

Hay que saber que los primeros auxilios ante una lesión de este tipo son muy importantes y consisten en la inmovilización del segmento lastimado (para calmar el dolor y no agravar el daño), y la aplicación de frío (para detener la respuesta del organismo ante la inflamación).

Inmediatamente después se debe trasladar al paciente a algún centro hospitalario para recibir la atención pertinente.

El doctor Erick Harb Peña señala que el objetivo del especialista es lograr la mayor recuperación posible de la lesión con base en un tratamiento multidisciplinario.

“El manejo debe incluir una revisión inicial por parte del ortopedista, prescripción farmacológica, uso de aditamentos ortopédicos u ortesis, si es necesario, rehabilitación física y las valoraciones periódicas”, señala.

El experto hace hincapié en que es fundamental que la persona lesionada siga puntualmente las recomendaciones de su médico: “Es frecuente que el afectado piense que una vez que ya no hay molestias puede interrumpir el proceso terapéutico, pero eso es un grave error. Las lesiones ortopédicas requieren tiempo para sanar. El paciente debe ser constante en su propósito de recuperarse y no caer en la desesperación. Él debe pensar que todas las medidas que toma el especialista son en su beneficio”.

Las consecuencias de abandonar un tratamiento antes de tiempo pueden ser muy serias, pues se corre el riesgo de que permanezcan secuelas que pudieron solucionarse. Las discapacidades que, de inicio y con los cuidados adecuados, serían transitorias, ante decisiones impulsivas pueden convertirse en permanentes. Este tipo de acciones van a ir siempre en contra de la calidad de vida del paciente.

Los adelantos tecnológicos juegan un papel importante en el tratamiento de este tipo de lesiones, ya que se requiere del apoyo de valiosos auxiliares para corregir la causa raíz del problema.

El uso de aditamentos ortopédicos y la asistencia a sesiones de rehabilitación física resultan fundamentales para lograr la mejoría.

En el tema de las ortesis, existen diversas opciones. El experto señala que los de uso más frecuente son los inmovilizadores, las férulas, el collarín cervical y los corsets y fajas.

“Todas estos aparatos tienen la función de inmovilizar y mantener buenas posiciones, además de fortalecer las zonas afectadas. No todos son de uso permanente, sino que su empleo dependerá del tipo de lesión y de la evolución de cada persona. El médico ortopedista indicará la forma adecuada para usar cada uno de ellos”, asegura.

Un estado emocional positivo es un factor fundamental en la recuperación del organismo. Tener plena confianza en tu médico tratante te impulsará a seguir sus recomendaciones y la mejoría paulatina te proporcionará la seguridad necesaria para cumplir tu reto: rehabilitarte de tu lesión. Tú puedes lograr que tus limitaciones físicas sean sólo temporales.

Colaboración Fundación Teletón

“El autoconocimiento frena la soberbia”

Bojorge@teleton.org.mx