Tiroteo en California deja cinco víctimas

El pistolero que falleció a manos de la policía, antes mató a sus familiares y a otras personas en el Campus del Colegio de Santa Mónica.
Sigue a La Opinión en Facebook
Tiroteo en California deja cinco víctimas
La comunidad quedó consternada por los hechos.
Foto: AP

SANTA MONICA, California— El pistolero, vestido de negro y con un fusil semiautomático, caminó tranquilamente en el campus del Colegio de Santa Monica luego de matar a su padre, a su hermano y a otra persona, dijeron las autoridades.

Momentos después mató a una mujer frente a la biblioteca, tras lo cual murió abatido por la Policía.

Trena Johnson, durante mucho tiempo una asistente administrativa de la oficina del decano, oyó los disparos, miró por la ventana cerca del mediodía del viernes y vio a un hombre con “un arma muy grande”.

“Vimos a una mujer que recibió un balazo en la cabeza”, dijo Johnson. “No he dejado de temblar”.

Antes de que el incidente terminara, cinco personas, incluido el agresor, murieron, y cinco más resultaron heridas, de acuerdo con la Policía.

El tiroteo, que duró poco más de 10 minutos, comenzó a cerca de kilómetro y medio (una milla) de la escuela, cuando el pistolero abrió fuego contra una casa donde se hallaron dos cadáveres, dijo la jefa de Policía Jacqueline Seabrooks.

Dos funcionarios dijeron a The Associated Press que los asesinatos comenzaron como una riña doméstica y que las víctimas en la casa eran el padre y el hermano del agresor. Los funcionarios hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a discutir el caso públicamente.

Cuando la casa empezaba a incendiarse, el hombre, vestido con lo que parecía un chaleco blindado, secuestró a una mujer y su auto a punta de pistola y la hizo conducirlo hasta la escuela, deteniéndose en el camino para disparar, dijo la Policía.

El sujeto hirió a otra mujer que iba en un auto. La mujer se encontraba en condición crítica el viernes. Después disparó contra un autobús de la ciudad, donde tres mujeres sufrieron heridas leves. Una tenía heridas de esquirla, y las otras tenían lesiones no relacionadas con los disparos. Recibieron atención médica y fueron dadas de alta.

El pistolero también abrió fuego contra vehículos de la Policía y peatones, agregaron las autoridades.

El caos se trasladó entonces al Santa Monica College, un centro de estudios de dos años con 34,000 alumnos situado entre residencias y plazas comerciales a más de kilómetro y medio (más de una milla) del famoso embarcadero, paseo costanero y playas.

En un estacionamiento para maestros a orillas del campus, disparó contra dos personas que iban en una camioneta, la cual se estrelló contra un muro. El conductor murió, dijo la Policía, y un pasajero estaba en condición crítica luego de someterse a cirugía en el Centro Médico de la UCLA, dijeron los médicos. El sábado, las autoridades identificaron al conductor como Carlos Navarro Franco, de 68 años, residente del oeste de Los Angeles.

Un empleado del establecimiento de enseñanza, Joe Orcutt, estaba en el estacionamiento y vio al pistolero, quien parecía imperturbable mientras le disparaba. Ocrutt dio un salto y logró escapar.

“Estaba ahí nada más parado, como si estuviera modelando para una revista de armas”, dijo Orcutt, “buscando a quién dispararle… como en práctica de tiro”.

El pistolero entró en el campus y le disparó a la mujer, quien parecía tener cincuenta y tantos años, enfrente de la biblioteca, dijo el portavoz policial Richard Lewis. Murió en el hospital tres horas después.

El sujeto armado entró en la biblioteca y siguió disparando, pero al parecer no le dio a nadie más, dijo Seabrooks.

Decenas de estudiantes corrieron hacia las salidas.

“Yo estaba muerto de susto y no podía creer que ocurriera tan rápido”, comentó Vincent Zhang, de 20 años, estudiante de Economía.

Agentes de Policía entraron en el recinto y dispararon contra el hombre momentos después, dijo Seabrooks. Fue llevado a una acera, donde se comprobó que había muerto. El cadáver permaneció allí varias horas mientras los investigadores forenses examinaban el lugar.

Su nombre y los de las víctimas se mantuvieron en secreto mientras las autoridades informaban a las familias.

Elementos de 11 agencias policiales investigaban nueve sitios, dijo Lewis, el vocero de la Policía.

En poder del pistolero fueron halladas una bolsa que incluía un fusil de asalto tipo “AR-15“, una pistola y un cartucho de municiones, precisó Lewis. También se encontraron municiones en la casa incendiada.

La Policía había señalado antes que siete personas murieron, incluso el agresor, pero corrigieron la cifra a cinco durante una conferencia de prensa el viernes por la tarde. Lewis explicó que había descripciones contradictorias de algunas víctimas que fueron contadas dos veces.

La Policía detuvo a un segundo hombre pero lo dejó en libertad y aclaró que no era sospechoso, y manifestó confianza de que la crisis hubiese concluido.

“Santa Monica es muy segura esta noche”, concluyó Lewis.