Seguridad fronteriza amenaza la reforma migratoria

Presentan polémicas enmiendas en el Senado que condicionan el camino a la ciudadanía a que se endurezca la seguridad en la frontera
Seguridad fronteriza amenaza la reforma migratoria
Inmigrantes y activistas acudieron hoy a la sesión de debate de la reforma migratoria en el Senado.
Foto: Antonieta Cádiz / La Opinión

Washinton, D.C.- El Senado comenzó este miércoles el segundo día de debate sobre una reforma migratoria, y hasta el momento se han presentado dos enmiendas, siendo una de ellas muy controversial.

El líder de la mayoría Harry Reid (D-NV) advirtió sobre los riesgos de extender el debate y discutir propuestas destinadas a descarrilar este esfuerzo legislativo. Hasta el receso del 4 de Julio, el pleno del Senado estará dedicado a debatir el proyecto de ley.

Los senadores Patrick Leahy (D-VT) y Chuck Grassley (R-IA) ya han presentado enmiendas. La primera relacionada con las visas para artistas y la segunda prohíbe acceder a la legalización hasta que la Secretaria de Seguridad Nacional tenga un control efectivo de la frontera por seis meses.

Reid enfatizó los avances en seguridad nacional desplegados por la administración de Barack Obama, y elogió las medidas incluidas en el proyecto de ley migratorio. “Tenemos menos cruces ilegales hoy, que en los últimos 40 años”, dijo Reid.

“Esta propuesta hará imposible que los indocumentados trabajen, pero una cosa que esta ley no hace y no debe hacer, es que el camino a la ciudadanía esté sujeto a metas de seguridad fronteriza. Eso dejará a millones que aspiran convertirse en ciudadanos en un limbo. Debemos superar esto […] de lo contrario, la legislación será un fracaso“, agregó.

El legislador se refería a enmiendas como las de Grassley y una que planea presentar el senador John Cornyn (R-TX). Esta última pretende convertir las metas de seguridad fronteriza en condicionantes para que los indocumentados accedan a la residencia permanente.

Reid ha calificado la iniciativa como una píldora venenosa.

Los presidentes del Comité Judicial y de Seguridad Nacional en el Senado, Patrick Leahy (D-VT) y Tom Carper (D-DE), enviaron una carta a sus colegas ayer, destacando los avances en seguridad en el país. Ambos explicaron que se puede avanzar en esta misma línea, pero advirtieron sobre los riesgos de centrar el debate sólo en esta área.

Los estadounidenses están cansados de escuchar promesas sin terminar sobre seguridad fronteriza, sin tener un mecanismo real para garantizar resultados. Mi enmienda lo hará”, aseguró Cornyn.

Por otra parte, en la Cámara de Representantes, el congresista Luis Gutiérrez (D-IL) realizó un nuevo llamado para que se frenen las deportaciones, mientras el Congreso debate una reforma migratoria. “No tiene sentido seguir deportando a la gente que esta legislación quiere salvar. El sufrimiento es insoportable”, dijo el director de NDLON, Pablo Alvarado.

“Es una tortura levantarme cada día y pensar que mi esposo ya no estará con nosotros. Recuerdo que el Presidente Obama dijo que las deportaciones pararían para las personas que no han cometido delitos. Yo sé que me verá en las noticias. ¿Por qué si prometió que las deportaciones pararían, esto sigue?”, preguntó Angie.

Gutiérrez lideró la entrega de una carta para Obama donde más de 500 organizaciones a nivel nacional exigen detener las deportaciones. “El proyecto de ley del Senado no da el derecho para que aquellos que hayan sido deportados después de diciembre de 2011, puedan regresar. No puedes sanar una comunidad de familias devastadas, si no tienen derecho a regresar”, explicó Gutiérrez.

“Este domingo estaré celebrando con mis hijos, pero estaré pensando en quienes no pueden. No se vayan de esta país no importa que pase, deben quedarse acá para lograr legalizarse”, dijo el congresista en medio de los vítores del público, que clamaban ¡Si se puede!

?>