Uruguay llega embalado a Confederaciones

La escuadra 'Charrúa' enfrenta el torneo intercontinental con un segundo aire, proporcionado por el triunfo sobre Venezuela.
Uruguay llega embalado a Confederaciones
Uruguay con segundo aire en Confederaciones
Foto: EFE

RECIFE, Brasil.- El triunfo sobre Venezuela en las eliminatorias mundialistas le dio un segundo aire a Uruguay para enfrentar la Copa Confederaciones.

El campeón de América andaba de capa caída en el sexto lugar en la tabla de las eliminatorias sudamericanas, fuera de los cuatro primeros puestos que otorgan boletos directos al Mundial de 2014 e, incluso, del quinto que clasifica a un repechaje y que ocupaba Venezuela.

Sin embargo, la victoria 1-0 del martes en Puerto Ordaz dejó a Uruguay en la quinta casilla y de buen ánimo para su debut en la Confederaciones el domingo ante España.

“El partido contra Venezuela fue anímicamente muy importante”, comentó el jueves el goleador uruguayo Luis Suárez, quien no jugó el martes por acumulación de tarjetas. “Hubiese sido muy difícil llegar a estar torneo con una derrota y prácticamente eliminado del Mundial”.

Uruguay sabe que, más allá de su debut ante el campeón mundial y europeo, será su segundo duelo ante Nigeria el que probablemente defina si avanza a las semifinales de la Confederaciones. El equipo de Oscar Tabárez cierra la primera etapa contra Tahití.

“El partido clave para nosotros es el segundo, y de ganarlo creo que daríamos un paso bastante grande para estar entre los cuatro mejores”, analizó Tabárez. “No es menospreciar a Tahití, pero en el análisis de la realidad, es el equipo con menos experiencia”.

Los uruguayos consideran que pueden dar la sorpresa como hicieron en el Mundial de Sudáfrica, al que se clasificaron por la vía del repechaje y donde terminaron cuartos.

“España puede partir como favorita por haber ganado las dos últimas Eurocopas, por haber ganado el último Mundial, pero acá es un torneo en el que todos estamos igualados”, señaló Suárez. “Es el único torneo que le falta (a Uruguay) a nivel internacional, y nosotros estaríamos encantados de obtenerlo”.

Suárez, envuelto en su habitual cuota de polémicas por su suspensión al final del campeonato inglés por morder a un oponente y ahora blanco de rumores sobre una posible transferencia al Real Madrid , señaló que no quiere ser una distracción para el plantel.

Además, el delantero de Liverpool pidió que se le evalúe por su desempeño en la cancha en vez de sus problemas de conducta.

“Obviamente que he tenido actitudes que yo mismo he reconocido y he pedido perdón, y a uno como jugador, como profesional le gustaría que lo valoren más por como juega en la cancha que por las actitudes”, expresó.