Murió James Gandolfini, la estrella de ‘The Sopranos’

James Gandolfini falleció a los 51 años víctima de un posible infarto
Murió James Gandolfini, la estrella de ‘The Sopranos’
James Gandolfini en uno de sus últimos filmes, 'Killing Them Softly'.
Foto: The Weinstein Company

El actor James Gandolfini, conocido por interpretar al mafioso Tony Soprano en la popular serie televisiva The Sopranos, falleció en Italia a los 51 años víctima de un posible infarto, según informó ayer la revista online Variety.

Nacido en Westwood, New Jersey, Gandolfini empezó una notable carrera cinematográfica y teatral a principios de los años 90, en cintas como A Stranger Among Us (1992), junto a Melanie Griffith, True Romance (1993), con Brad Pitt (con quien recientemente trabajó en Killing Me Softly), y Crimson Tide (1995), protagonizada por Gene Hackman —estas dos del también fallecido Tony Scott, quien lo dirigió una vez más en The Taking of Pelham 1 2 3 en 2009—.

En Broadway debutó en 1992 con A Streetcar Named Desire, al lado de Jessica Lange. Hace dos años pisó el Ahmanson Theatre de Los Ángeles donde protagonizó God of Carnage.

Ganador de tres premios Emmy y un Globo de Oro por The Sopranos (1999-2007), Gandolfini, padre de dos hijos, se había casado en dos ocasiones, la segunda de las cuales con la actriz Deborah Lin.

Otros filmes en los que había participado son Get Shorty (1995), A Civil Action (1999), ambas con John Travolta (con quien volvió a trabajar en la antes citada The Taking of Pelham 1 2 3), y la cinta española Perdita Durango (1997).

SUS CINCO MEJORES MOMENTOS

El final de ‘The Sopranos’ — Criticado y aplaudido (más lo primero que lo segundo), puso punto y final a la serie considerada hoy como la mejor escrita de la historia de la TV.

El asesino a sueldo de ‘True Romance’ — Su cara a cara con un Brad Pitt drogado es impagable.

Julia Roberts preguntándole: “¿eres gay?” en ‘The Mexican’ — La conversación con la actriz en un restaurante es tan eficaz como sutil.

Su rivalidad con Robert Redford en ‘The Last Castle’ — Su odio por el personaje de Redford es visceral, ver la escena en la que le cuestiona qué pretende éste hacer en prisión.

Reunión con Jessica Chastain en ‘Zero Dark Thirty’ — Su breve aparición como director de la C.I.A. es memorable.