La Hollywood Bowl Orchestra fue la gran estrella

Nuevo año del Bowl debutó con homenaje a Aerosmith

Guía de Regalos

La Hollywood Bowl Orchestra fue la gran estrella
El final de la noche incluyó fuegos artificiales.
Foto: La Opinión - Josep Parera

Sí, los agasajados de la jornada fueron Steve Tyler y Joe Perry, de Aerosmith, la cantante de jazz y R&B Patti Austin, y el ganador de nueve premios Grammy John Legend.

Todos ellos fueron aceptados el sábado por la noche en el Salón de la Fama del Hollywood Bowl, en el evento anual que da el pistoletazo de salida a la temporada veraniega en el anfiteatro angelino.

Pero la verdadera estrella de la inauguración de la 92 edición fue, una vez más y sin que reine la duda, la Hollywood Bowl Orchestra, dirigida por Thomas Wilkins.

Sus miembros fueron capaces de pasar del homenaje al centenario de la composición de La Consagración de la Primavera, de Igor Stravinsky, que éste interpretó décadas atrás en el mismo escenario, a acompañar como si de una orquesta big band se tratara a Austin, de apoyar las tenues melodías románticas de Legend (quien también se vio arropado por la armónica de Stevie Wonder), y de rubricar la energética actuación de Tyler y Perry, que culminó con una exhibición de fuegos artificiales.

Hay algo mágico y simplemente emotivo acerca de la Hollywood Bowl Orchestra. Si bien es cierto que en ocasiones sufre de una leve carencia de sonoridad —dependiendo de quién sea su director—, en el debut de hace dos días, no hubo ni un solo momento en que se sintiera cohibida o afectada por ello.

Más bien al contrario.

La calma ornamentación sonora que llevó a cabo mientras Legend y Wonder cantaron Ordinary People, contrastó con la arrolladora orquestación en temas de Aerosmith como Walk This Way o Dream On, con Tyler al piano y Perry en el bajo en este último caso.

Pero fue con Patti Austin, quien debutó en el Teatro Apollo de Nueva York a los cuatro años, cuando la orquesta a la que tan bien se ha ajustado la personalidad de Wilkins deslumbró de principio a fin.

La noche quedó completada con una eficaz participación del intérprete de Glee Darren Criss acompañado del coro Powerhouse Show cantando el tema Hall of Fame, y, por supuesto, con la entrañable presencia de los miembros de YOLA, la Orquesta Juvenil de Los Ángeles, con un notable número de miembros latinos, que prosiguieron con el homenaje a Stravinski al interpretar Pájaro de Fuego bajo la dirección de Wilkins.

La recaudación de la noche, más de un millón de dólares, fue a beneficio de los programas educativos y musicales de la Filarmónica de Los Ángeles.