Viajar solo en SUV contamina tanto como ir en avión

Un estudio revela que una persona conduciendo sola en una SUV contamina casi como si fuera en avión; en contra parte, un auto compacto con tres personas contamina como ir en tren.
Viajar solo en SUV contamina tanto como ir en avión
Altos niveles de contaminación por automóviles oscurecieron el cielo de Singapur el 20 de jumio de 2013.
Foto: AP

Una persona que viaja sola en un SUV puede producir tanto CO2 como si viajara en avión, mientras que si utiliza un auto compacto para viajar de una ciudad a otra con 3 pasajeros, el daño es tan bajo como si fueran en un tren.

El estudio fue realizado por investigadores del Instituto Internacional para el Análisis de Sistema Aplicados (IIASA) y el Centro Internacional para la Investigación Climática y Medioambiental (CICERO). El objetivo de ambas entidades es optimizar las estimaciones sobre el impacto que tiene el uso de los autos y su emisión de gases al medio ambiente.

“Viajar solo en un vehículo grande tipo SUV puede ser tan contaminante para el clima como volar, pero conducir un vehículo compacto con tres o más ocupantes puede tener un impacto tan bajo como abordar un tren”, explica el experto del IIASA Jens Borken-Kleefeld.

El estudio también demostró que las tecnologías para controlar las emisiones de los autos conllevan importantes beneficios, “no solo para la calidad del aire, sino también para los esfuerzos de mitigar el cambio climático”, dijo Borken-Kleefeld.

Los vehículos contaminan el ambiente porque al usar combustibles fosiles -como es el caso de la gasolina o diesel- a los autos le ingresan el oxigeno y los combustibles fósiles para lograr la combustión interna. Luego de realizada la combustión los hidrocarburos(HC) mezclados con oxigeno forman monóxido de carbono (CO) sobrantes de hidrocarburos (HC) y dióxido de carbono(CO2) ademas de los óxidos nitrosos (NOx), elementos altamente contaminantes, provocando el efecto invernadero, donde los gases provocan lluvias asidas, y a su vez esas lluvias contaminan al suelo, y al sub-suelo.

La gasolina y todos sus derivados son dañinos para la capa de ozono. El ozono es un gas que al juntarse crea una capa que nos protege de los rayos ultravioletas del sol. Las partículas de ozono son muy “amigables” y se unen con las partículas de gas. La capa de ozono se rompe con los rayos del sol cada día y al unirse las partículas de ozono con las partículas de gas, no se forma la capa de ozono.

En el mundo las emisiones del sector transporte ascendieron a 1.300 millones de toneladas de dióxido de carbono (el 17% de las emisiones antropogénicas o causadas por el hombre), 120 millones de toneladas de monóxido de carbono (60% de las emisiones), 35 millones de toneladas de óxidos de nitrógeno (42% del total), 25 millones de toneladas de hidrocarburos (40%), 9 millones de toneladas de partículas (13%) y tres millones y medio de toneladas de óxidos de azufre (3%).

El mercado de los automóviles en Estados Unidos tiene 190 millones de vehículos para 275 millones de personas, algo que no es viable en todo el planeta, pues de extenderse al resto del mundo el parque automovilístico como lo es en Estados Unidos debería ser hoy de 4.000 millones, siete veces más que los 560 millones de vehículos que ahora circulan por las carreteras de todo el mundo. Si las emisiones actuales se multiplicasen por siete, que es lo que supondría la extensión del modelo norteamericano y de la Europa rica, la vida sería casi imposible.

El llamado automóvil ecológico, el híbrido, es una quimera sin mucha base real, como reducir un poco nuestro presupuesto. Un carro que consumirá un galón por cada 60 millas, en vez de los un galón y medio, crea unas falsas expectativas de resolución de los problemas ambientales, sin reducir drásticamente el uso del automóvil a gasolina.

Un automóvil de tamaño medio matriculado hoy, con todos los adelantos para reducir la contaminación (catalizadores, gasolina sin plomo, híbridos etc) y con un bajo consumo energético que haga unos 10.000 millas anuales y que dure diez años producirá, según el Instituto de Prospectiva y Medio Ambiente de Heidelberg, Alemania, lo siguiente: 44,3 toneladas de dióxido de carbono; 10 libras de dióxido de azufre y 103 libras de óxido de nitrógeno.

Una forma de usar carros sin contaminar el ambiente, es usar carros eléctricos. Pero hay mucha tela por cortar para que esto suceda.

?>