Nuevo Almodóvar pierde el pulso de la comedia

'I'm So Excited', de Almodóvar, no convence
Nuevo Almodóvar pierde el pulso de la comedia
Foto de promoción de 'I'm So Excited', con Pedro Almodóvar (der.).
Foto: El Deseo

Pedro Almodóvar es el responsable de disparatadas y estupendas comedias como Mujeres al borde de un ataque de nervios o ¿Qué hecho yo para merecer esto?, pero parece que el paso de los años y el haber estado centrado en el drama le ha hecho perder el pulso a este género.

Los amantes pasajeros —el título original de I’m So Excited, que se estrena hoy en LA y ha sido clasificada R— ha levantado gran expectación por su regreso a la comedia y por el, a priori, excelente reparto con el que cuenta: Javier Cámara, Raúl Arévalo, Carlos Areces, Cecilia Roth, Lola Dueñas, Antonio de la Torre, Blanca Suárez, Hugo Silva, Paz Vega, José María Yazpik o Miguel Ángel Silva. Sin olvidar los cameos de Antonio Banderas y Penélope Cruz.

Pero las expectativas no solo no se cumplen sino que se ahogan en un mar de confusión, de hilaridad mal entendida, de manidos estereotipos y de personajes imposibles de creer.

Los actores tienen muy difícil hacer creíbles unos personajes apenas esbozados y que no se sostendrían ni en la comedia más disparatada.

La obsesión de todos ellos por el sexo roza el esperpento y la falta de un hilo conductor de peso impide que la narración avance, por lo que la película se estanca de principio a fin en un bucle del que no sabe salir.

La historia parte de un pequeño accidente en la pista de Barajas que estropea un tren de aterrizaje de un avión que se dirige a México cargado de estos curiosos personajes.

Pero ni por separado ni juntas las historias tienen ninguna coherencia y ni siquiera llegan al nivel de la comedia absurda estilo Airport!.

Ni la historia ni los diálogos tienen gracia, pese a que Los amantes pasajeros cuenta con algunos elementos potencialmente interesantes, como la crítica nada sutil pero muy bien llevada de la crisis y la corrupción política española o el uso del teléfono público del avión para enlazar las historias de los viajeros con las de sus vidas en tierra firme.

Lo que no es suficiente para mantener el interés por una película muy cuidada estéticamente y con pequeñísimos destellos del genio de Almodóvar, pero que demuestra claramente que el realizador manchego necesita más rodaje para poder ofrecer comedias como las que él sabe hacer.