Eric Garcetti asume hoy la alcaldía de Los Ángeles

Garcetti tiene las condiciones para convertirse en un dirigente innovador y creativo, según observadores
Eric Garcetti asume hoy la alcaldía de Los Ángeles
La conversación fue descrita como productiva y en ella se abordaron temas como la inmigración o la candidatura olímpica.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Eric Garcetti asume hoy la alcaldía de Los Ángeles arropado por altas expectativas sobre lo que hará para resolver un cúmulo de problemas en los siguientes cuatro años, esto por el trabajo hecho en Hollywood y porque entra con un panorama distinto con el que tuvo que lidiar su antecesor.

Según lo definen decenas de líderes de opinión, Garcetti —el segundo alcalde hispano en la historia moderna de la ciudad— tiene las condiciones para convertirse en un dirigente innovador y creativo, enfocado en la agenda ecológica y en la protección de los residentes, impulsor de negocios y que podría dejar en un segundo plano los temas globales para centrarse en los retos locales.

“Espero grandes cosas de él”, comentó hace unos días Antonio Villaraigosa, quien hoy le hereda un municipio más seguro, con finanzas en recuperación y un sistema de transporte en desarrollo, aunque con mucho tráfico, baches y desempleo, así como una crisis estructural por resolver.

“Los grandes retos del nuevo alcalde serán lidiar con la burbuja de las pensiones y reducir el déficit”, señala el filántropo Eli Broad. “Deberá restaurar los servicios públicos y hacer crecer la economía”, agrega la concejala saliente Jan Perry. “Tendrá que generar más empleos”, subraya el nuevo contralor Ron Galperin.

Todos esperan que la administración de Garcetti no sólo continúe el legado de Villaraigosa en las áreas donde más avanzó —seguridad, educación, transporte y ecología— sino que logre que esta metrópoli se sacuda de una vez por todas la más grave crisis fiscal desde la Gran Depresión de 1930.

“Tiene el potencial de ser un gran alcalde, depende cuáles sean sus ambiciones”, expone Peter Dreier, profesor de la universidad Occidental.

“He visto lo que ha hecho en Hollywood y si lo duplica en toda la ciudad sería una oportunidad para mejorar en los siguientes cuatro u ocho años”, apunta el concejal saliente Dennis Zine.

Erik Alcaraz, vocero de la Coalición de Ciclistas del Condado de Los Ángeles (LACBC), dice que él también anticipa que su “tocayo” haga grandes cosas. “Es una persona muy humana, creo que va a seguir ayudando a los ciclistas, que seguirá impulsando el desarrollo porque le conviene a la ciudad”.

“Los sindicatos en el sector privado nos sentimos más confiados de que Garcetti nos apoyará más que Antonio [Villaraigosa]”, dice por su parte el líder sindical Mike García. “Va a pelear más por ganar un seguro médico y un sueldo digno para las familias de los trabajadores”, agrega.

A sus 42 años, Garcetti se convertirá hoy en el alcalde angelino más joven en un siglo. Muchos pronostican que su apego a la tecnología y su inclinación a temas vanguardistas serán parte de su estilo de gobernar.

“Las palabras que escucharemos mucho son ‘creatividad’ e ‘innovación’. Garcetti será alguien que se rodeará de gente con nuevas ideas para administrar la ciudad”, opina el analista Ralph Sonenshein.

La supervisora del condado Gloria Molina coincide con este concepto. “Él tiene un enfoque local pero con una idea más grande; es más ecológico; y en los temas del Internet o las redes sociales hará algo muy diferente […] tiene ideas muy interesantes, más modernas y contemporáneas”, detalla.

En los temas que afectan a la comunidad inmigrante, las expectativas son grandes, por la semilla que plantó siendo concejal: impulsó el reconocimiento oficial de las matrículas consulares de México y creó la Oficina de Asuntos de Inmigrantes para ayudar a miles de angelinos sin papeles, en caso de que sea aprobada una reforma migratoria en el Congreso..

“Él ha luchado por los derechos de los inmigrantes […]. Como alguien no identificado completamente como latino puede igual ayudar, dar un mensaje de unidad y al mismo tiempo querrá demostrar a la comunidad, que llega con una agenda de apoyo al inmigrante”, dice Raúl Hinojosa, catedrático de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

“Ahora que ya se ha dejado un precedente con el trabajo de Villaraigosa, esperemos que el señor Garcetti lleve esto más allá”, dice Antonio Bernabé, organizador de la Coalición Pro Derecho de los Inmigrantes (CHIRLA). “Porque esta es la segunda ciudad más grande del país y es determinante para la lucha de los inmigrantes. Lo que sucede aquí hace eco en todo el país”, subraya.