Huelga amenaza paralizar BART en San Francisco

Tensas negociaciones entre el Bay Area Rapid Transit (BART) en el área de la Bahía de San Francisco y dos de sus más grandes sindicatos tienen una posible huelga en juego a partir del lunes
Huelga amenaza paralizar BART en San Francisco
El líder sindical Dwight McElroy (c) junto a compañeros del sindicato en Oakland, California. Dos de los mayores sindicatos de San Francisco Bay Area Rapid Transit planean ir a la huelga si no llegan a un nuevo acuerdo de contrato durante el fin de semana.
Foto: AP

OAKLAND, California.- Mientras el plazo del domingo en la noche se acerca, las negociaciones entre Bay Area Rapid Transit de San Francisco (BART) y dos de sus más grandes sindicatos se han intensificado, con una posible huelga a la vista.

Las partes volvieron a la mesa de negociaciones el sábado en Oakland y ambas describieron las conversaciones como tensas y muy alejadas de los puntos conflictivos clave, que incluyen salarios, pensiones, seguros de salud y seguridad.

Cerca de 400 mil pasajeros utilizan BART, el quinto mayor sistema ferroviario de la nación, de lunes a viernes. Una huelga que podría comenzar el lunes sería caótica para los pasajeros y afectaría a todos los medios de transporte, con obstrucciones de carreteras y puentes en toda el área de la bahía.

El viernes, un mediador intercambió propuestas entre las partes que se rechazaron. BART dijo que ha aceptado al menos un puñado de propuestas de menor importancia de los miembros de la Unión Internacional de Empleados de Servicios (SEIU), Local 1021 y de la Unión Amalgamated Transit (ATU), Local 1555, pero no aceptó las propuestas en las cuestiones principales.

“No ha habido ningún progreso real”, dijo el sábado el presidente local de ATU Antonette Bryant. “Tenemos que vernos cara a cara. Nadie quiere una huelga. Estamos preparados para pasar la noche… un par de noches, para finalmente llegar a un acuerdo”.

Los sindicatos quieren un aumento anual del 5% de salario en los próximos tres años. En la actualidad, los operadores de trenes y agentes de estación se pagan en el rango bajo alrededor de los $60 mil anuales. Los empleados promedio reciben $16,590 dólares en horas extras al año y pagan $92 de tarifa fija mensual por el seguro de salud.

Mientras tanto, BART ha ofrecido un 1% de aumento anual en los próximos cuatro años y para contribuir a las pensiones de los empleados.

El contrato actual de los sindicatos expira a la medianoche del domingo. El viernes, la ATU preguntó al gobernador de California Jerry Brown si podía extender el contrato durante un plazo de 60 días, porque si no hay acuerdo, se puede llegar a la fecha límite este domingo, pero los funcionarios de SEIU y BART han instado a Brown a no emitir tal orden.

La oficina del gobernador se ha negado a comentar.

Rick Rice, portavoz de BART, dijo el sábado que mientras que las conversaciones permanecen estancadas luego que la agencia ofreciera a los empleados una nueva propuesta de contrato el jueves pasado, se espera que las largas discusiones se extiendan hasta la fecha límite del domingo.

“Las negociaciones son frustrantes”, dijo Rice. “Pero, vamos a estar aquí, no importa el tiempo que haga falta. Estamos comprometidos a resolver esto.”

La última huelga de BART duró seis días en 1997. El viernes, otras agencias de transporte de la zona instaron a los viajeros a considerar compartir el coche, tomar autobuses o transbordadores, trabajar desde casa y, si tienen que ir a trabajar, salir más temprano o más tarde de lo habitual.

“La conclusión es que una huelga BART será una pesadilla para todo el mundo”, dijo Jim Wunderman, presidente y CEO del Consejo del Área de la Bahía, una organización de defensa de negocios. “Nuestro sistema de transporte simplemente no tiene la capacidad de absorber los más de 400,000 usuarios de BART que se quedarán en la estación. Será un dolor grave.”