Enfermedades mentales aquejan a 1 de cada 6 en CA

Doctores dicen que ahora hay mayor conocimiento y más diagnósticos
Enfermedades mentales aquejan a 1 de cada 6 en CA
Nereida Vázquez trata su depresión y ansiedad en el centro Wellness del condado de Los Ángeles.
Foto: La Opinión - Ciro Cesar

Durante toda su vida, Nereida Vázquez se sintió triste; sin importarle lo que sucedía a su alrededor y sólo queriendo dormir. Ese vacío interior que sentía la llevaba a un lugar sin esperanzas, de cólera en contra del mundo e incluso la empujó al alcoholismo.

Sin entender lo que le sucedía, y aunque a la edad de 13 años fue diagnosticada con hiperactividad (ADHD), su familia la aisló y no permitió que buscara ayuda. Para los 15 años, Nereida ya había dejado de estudiar, andaba en pandillas y a los 18 años tuvo el primero de tres hijos. Era sólo cuestión de tiempo para que ella se quedara en la calle.

Nereida, ahora de 36 años, sabe que su problema de comportamiento era realmente una serie de enfermedades mentales que no fueron tratadas a tiempo. Ella ha sido diagnosticada con bipolaridad, depresión, ansiedad, hiperactividad (ADHD) y desorden postraumático (PTSD).

“Cuando me diagnosticaron ADHD, mi familia no lo aceptó y no permitieron que buscara ayuda. Yo no sabía cómo pedir ayuda y la situación empeoró hasta el punto que me involucré con las pandillas y terminé homeless (indigente) y perdí a mis hijos… ha sido muy difícil encontrar el camino de la recuperación”, dijo Nereida, quien ha aprendido a sobreponerse a sus enfermedades mentales.

De acuerdo con California HealthCare Foundation, 1 de cada 6 californianos necesitan servicios de salud mental, y 1 de cada 20 sufre de serios problemas mentales, como Nereida, que les dificulta actividades diarias como mantener un trabajo o conducir un vehículo.

El Dr. Marvin Southard, director del Departamento de Salud Mental del condado de Los Ángeles, dijo que debido a que hay más conocimiento sobre diferentes enfermedades mentales, más californianos están siendo diagnosticados. Anteriormente estas personas hubiesen sido identificadas con problemas de comportamiento, cuando en realidad lo que necesitan son servicios de salud mental.

“Entre los latinos el estigma es el problema número uno. Nadie quiere ser identificado como loco y eso los detiene para buscar ayuda para ellos o para sus seres queridos”, dijo el Dr. Southard.

Agregó que el condado está implementando cambios en la forma en que trabajan para que los servicios sean accesibles para todas las personas que lo necesitan, incluyendo ofrecerlos en el mismo lugar en donde reciben consultas médicas primarias o incluso en iglesias.

Otros datos del estudio llamado Mental Health Care in California indican que la mitad de los adultos y dos tercios de los adolescentes con necesidades mentales no tienen acceso al tratamiento que requieren y que las personas con ingresos menores están más propensos a enfermedades mentales.

Los afroamericanos, los indios americanos y las personas de diferentes razas experimentan mayores niveles de enfermedades mentales.