Viven festival de goles

Darío por Xolos y Vuoso por Atlas dan gran partido en el Caliente
Viven festival de goles
Matías Vuoso (izq.), autor de un doblete anoche, espera el esférico ante la marca del capitán de los Xolos, Javier Marcelo Gandolfi.
Foto: MEXSPORT

TIJUANA, México.— El Estadio Caliente vivió un partido lleno de emociones en el debut del Apertura 2013.

Un juego con golazos por ambos lados, con un Darío Benedetto que tuvo un debut de ensueño anotando tres goles.

Pero su compatriota Matías Vuoso también tuvo una noche mágica haciendo un doblete y dando una asistencia, para que al final Tijuana y Atlas empataran 3-3.

El nuevo perro argentino que llegó a Tijuana resultó ser más bravo de lo esperado.

Benedetto aprovechó el pésimo primer tiempo que tuvo la zaga rojinegra, principalmente Facundo Erpen.

Apenas al 7′, una mala marca del zaguero argentino combinada con una mala salida del novato portero del Atlas hizo que Benedetto se estrenara en México haciendo un globito con maestría para abrir el marcador.

Pero el show apenas comenzaba, 11 minutos después el argentino volvió a hacer de las suyas, demostrando que no sabe perdonar.

De nueva cuenta Erpen buscó rechazar el balón de cabeza, pero su remate se quedó corto, lo cual aprovechó el “18” de Xolos para relamerse los bigotes, quitarse al arquero y así marcar el 2-0.

Para la fortuna rojinegra, Aldo Polo les regaló un penal a los tapatíos, al cometerle una falta inocente a Barraza. Vuoso tomó el esférico desde los once pasos y acortó la distancia al 30′ engañando al portero.

Así, la segunda parte aún tenía preparadas más sorpresas y de gran manufactura.

Los Zorros tuvieron la oportunidad de empatar el juego en los pies de Barraza, pero Adrián Zermeño hizo un achique para salvar su portería.

Y tras perdonar, volvió a parecer el perro asesino de Tijuana, quien recibió un excelso pase de Paul Arriola, para que Benedetto se quitará al portero y definir con el arco abierto y así dar tranquilidad a los Xolos.

Pero el “Toro” Vuoso se echó a los Zorros al hombro y no los dejó morir: al 69′ anotó quizá uno de los mejores goles de su vida, tras bajar el balón de pecho en los linderos del área y desde ahí lanzarse una fantástica chilena, incrustando el esférico pegado al poste, con lo que puso el marcador 3-2.

Atlas se lanzó al ataque, aprovechando que a los Xolos se les terminó el gas, y al 83′, una gran jugada entre Vuoso y Edson Rivera dentro del área, acabó por conseguir el anhelado empate rojinegro, que llegó a base de esfuerzo y con el que se agenciaron su primer punto del torneo.