Los 6 consejos para prevenir el calor extremo

Con altas temperaturas y humedad, la evaporación disminuye y el cuerpo tiene que trabajar más duro para mantener una temperatura normal
Los 6 consejos para prevenir el calor extremo
Con un calor extremo, limita tus actividades al aire libre, hazlas por la mañana y al atardecer.
Foto: Esta imagen es una obra derivada de Sun por gr33n3gg, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/gr33n3gg / 3445868159/

Las personas sufren enfermedades relacionadas al calor cuando sus cuerpos no son capaces de compensarse y enfriarse adecuadamente. La manera natural que el cuerpo usa para refrescarse es mediante el sudor, pero bajo determinadas circunstancias, esto no es suficiente. En tales casos, la temperatura se eleva rápidamente, lo que puede dañar el cerebro u otros órganos vitales.

Para proteger su salud cuando las temperaturas son extremadamente altas, recuerde mantenerse fresco y usar el sentido común. Los siguientes consejos le ayudarán a prevenir los riesgos relacionados con el calor extremo:

Beba mucho líquido

En un clima caliente, aumente la ingesta de líquidos independientemente de su nivel de actividad. No espere hasta tener sed para beber. Durante el ejercicio intenso en un ambiente caluroso, beba de dos a cuatro vasos (16-32 onzas) de líquidos frescos cada hora. No beba líquidos que contengan alcohol o grandes cantidades de azúcar, ya que le hacen perder más líquido corporal. Además, evite las bebidas muy frías porque pueden causar calambres. estomacales.

Sustituya la sal y minerales

Si usted tiene que hacer ejercicio, beba de dos a cuatro vasos de líquidos fríos sin alcohol cada hora. Las bebidas deportivas pueden reponer las sales y los minerales que pierde al sudar, pero no olvide consultar con su médico sobre la conveniencia de este tipo de productos si usted sigue una dieta baja en sal.

Use ropa adecuada y protector solar

Utilice la menor cantidad de ropa posible cuando esté en casa. Use ropa ligera, en tonos claros y holgada. Si tiene que salir al aire libre, protéjase del sol, llevando puesto un sombrero de ala ancha, junto con las gafas de sol y aplíquese protector solar de SPF 15 o más alto. Reaplique si es necesario.

Programe actividades al aire libre

Trate de limitar su actividad al aire libre en la mañana y en la tarde. Descanse con frecuencia a la sombra para darle a su cuerpo la oportunidad de recuperarse.

Tómese su tiempo

Sino está acostumbrado a trabajar o hacer ejercicio en un ambiente caluroso, comience despacio y aumente el ritmo gradualmente. Si el esfuerzo en el calor hace que su ritmo cardiaco aumente y dificulta su respiración, deje todas las actividades. Permanezca en un área fresca, o al menos a la sombra, y descanse, en especial si sufre mareos, confusión, debilidad, o desmayo.

Ajústese al clima

Usted tendrá una mayor tolerancia al calor si limita su actividad física hasta que se acostumbre al calor. Si viaja a un clima más caliente, espere unos días para aclimatarse antes de realizar cualquier ejercicio vigoroso y hágalo poco a poco.