Golpe a la ‘Calle 18’

Desmantelan red de distribuidores que vendía a $1,300 la onza de "crystal meth"
Golpe a la ‘Calle 18’
Un fusil de asalto AK-47 bañado en oro, fue decomisado a dos de los pandilleros detenidos.
Foto: Suministrada por ICE

Desde hacía tres años agentes federales le seguían la huella a una red de distribuidores de metanfetamina que pertenece a la pandilla de la Calle 18, en el Sur Centro de Los Ángeles.

Un informante confidencial que conoció el bajo mundo de los pandilleros llevó a descubrir la operación de un grupo de diez vendedores de la droga conocida como “crystal meth“, quienes el miércoles fueron acusados formalmente de conspiración y distribución de sustancias prohibidas. A dos de los detenidos se les acusa de portación de armas de fuego, entre ellas un fusil AK-47 bañado en oro que fue decomisado.

El 20 de enero de 2010, revelan los documentos de la corte; vía telefónica y utilizando lenguaje en clave, Ricardo Pérez, alias “El Vago” o “Bossy”, acordó con el informante la venta de dos onzas de metanfetamina.

Quedaron de verse al siguiente día en un negocio identificado como “SC Sound Shop“, el cual se ubica en la avenida Manchester, en el área de Sur Centro.

Era jueves por la mañana y el informante ya se encontraba esperando en el lugar acordado cuando llegó un vehículo en el que viajaban “El Vago” y Martín Ávila “El Chino”.

El informante los siguió hasta una tienda de teléfonos celulares, cerca de ahí, donde “El Vago” le dijo que se les había acabado la droga, pero que pronto llegarían a surtirles. Al poco tiempo llegó un hombre no identificado que entregó mercancía y de inmediato se retiró.

El costo por onza de la droga era de $1,300 dólares, pero como acto de buena voluntad para continuar haciendo negocios, le vendieron las dos onzas (alrededor de 56 gramos) de “crystal meth” en $2,500 dólares.

“Si quieres metanfetamina de alta calidad, el costo es de $1,750 por onza”, le indicaron.

Ese fue el inicio de una relación de negocios clandestinos que se extendió por más de tres años, hasta que una unidad de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) realizó varios cateos el miércoles para detener a seis sospechosos de esa red criminal, identificar a uno más que está en prisión y emitir órdenes de aprehensión contra otros tres que se encuentran prófugos, identificados en las acusaciones como Luis Guzmán “El Pato” o “El Mini”, Tomás Hidalgo “El Diablo” y Édgar Medina Barela.

De acuerdo con las acusaciones presentadas en la corte, este grupo se movilizaba para la venta de “crystal meth” por las áreas de Sur Centro, Compton, Huntington Park y Paramount.

Las autoridades consideraron que el resultado de esta investigación fue un duro golpe a la pandilla de la Calle 18 en sus operaciones de venta de droga.

“Las pandillas callejeras, como cualquier organización criminal, necesitan un medio de generar ingresos y para estas ‘clicas’ de la Calle 18, la venta de drogas y armas proporcionan ganancias ilícitas vitales”, declaró Claude Arnold, agente especial a cargo de HSI en Los Ángeles.

“Con estas detenciones y acusaciones, hemos asestado un significativo golpe a varias ‘clicas’ de las pandillas más consolidadas en el Sur Centro de Los Ángeles y nuestros esfuerzos por desbaratar sus actividades criminales continúan”, advirtió.

Esta investigación fue parte de la Operación Escudo Comunitario que desde 2005 han emprendido las autoridades federales para combatir las pandillas. Desde entonces en el país se han arrestado a más de 30 mil personas ligadas a 2,300 pandillas, de las cuales alrededor de 390 han sido acusados de ser jefes del barrio.

Los acusados:

Wesley Aarón Arredondo “El Gato”, 27 años, de Paramount.

Martín Ávila “El Chino”, 43, de Compton.

Edward Díaz “Bouncer”, 31, de Los Ángeles.

Sharon Paiz “Hyper”, 32, de Santa Clarita.

Ricardo Pérez “El Vago” o “Bossy”, 31, de Los Ángeles.

Joaquín Saucedo “Sniper”, 39, de Hesperia.

Aarón Ramos “Droopy”, 28, de Los Ángeles.

Luis Guzmán “El Pato” o “El Mini” (prófugo).

Tomás Hidalgo “El Diablo” (prófugo)

Édgar Medina Barela (prófugo)