Activistas contra restricción de pandillas en Echo Park

Activistas exigen moratoria en la restricción de pandillas en el área de Echo Park
Activistas contra restricción de pandillas en Echo Park
La restricción pretende impedir que más de 300 jóvenes, registrados como pandilleros en Echo Park, se reúnan en grupos de dos o más en cualquier parte de la declarada 'zona segura'.
Foto: La Opinión - / Ciro César

La restricción de pandillas que la Procuraduría de la Ciudad busca establecer en el área de Echo Park sólo desplazaría a jóvenes que radican en ese sector de Los Ángeles y no ofrece una solución, denunciaron activistas que se reunieron este viernes para analizar la estrategia a seguir en contra de la orden judicial.

Representantes de diversas organizaciones enviarán el lunes una carta al fiscal de la ciudad, Mike Feuer, para que establezca una moratoria de los llamados “gang injunctions y tenga una reunión con la comunidad de Echo Park para que escuche de sus residentes las soluciones a los problemas de seguridad pública.

El pasado 18 de junio la Procuraduría de la Ciudad anunció sus intenciones de declarar “zona segura” el vecindario de Echo Park (incluyendo el parque) al imponer restricción de asociación a unos 300 pandilleros, es decir, que ninguno de ellos puede reunirse en lugares públicos.

Las autoridades han indicado que en la zona de Echo Park, desde el río Los Ángeles hasta el Dodger Stadium, operan seis pandillas rivales, las cuales serían responsables de múltiples asesinatos, robos, tiroteos y de vandalizar propiedades privada y pública con sus pintas o grafiti.

Kim McGill, representante de la organización Youth Justice Coalition, aseguró que la comunidad de Echo Park nunca antes había sido tan segura y tolerante como lo es actualmente y por ello no requiere de un desplazamiento de jóvenes como lo están provocando con la restricción.

“Las restricciones de pandillas lo que buscan es incrementar la población blanca en zonas que quieren desarrollar y desplazar a las comunidades de color”, dijo McGill.

El 21 de agosto la orden judicial que ha solicitado la Procuraduría de la Ciudad será analizada en un tribunal y para ello los activistas han conformado equipos legales y comunitarios para hacerle frente.

“Vamos a movilizar a la comunidad para decirle al juez y a los funcionarios públicos cuáles son las soluciones que hay para Echo Park en lugar de una restricción de pandillas”, mencionó.

La Procuraduría de la Ciudad ha insistido que la restricción de pandillas para evitar que se reúnan en lugares públicos es una herramienta útil para contener la violencia.

En la ciudad existen 44 “zonas seguras” donde se han impuesto restricciones a pandillas.

A decir de Jessica Rey, en el área de Echo Park, donde ha vivido los últimos cuatro años, la policía ha establecido el perfil racial para realizar arrestos.

“Intimidan a los jóvenes y los arrestan para ponerlos en su base de datos de pandilleros”, comentó. “Las restricciones de pandillas son una herramienta para criminalizar a la gente y desplazarlos para de esa forma poder desarrollar zonas residenciales y aumentar los precios de las rentas y de las viviendas; lo que se llama ‘gentrification’ (aburguesamiento)”, señaló.