El ‘Kaiser’ echa leña a hoguera

Beckenbauer revela que cuando jugaba le aplicaban 'inyeccciones de vitaminas'
El ‘Kaiser’ echa leña a hoguera
Foto: AP

BERLÍN, Alemania (EFE).— El “Kaiser” del futbol alemán, Frank Beckenbauer, le hechó más leña al fuego del escándalo sobre el dopaje en la Alemania Occidental al admitir que en sus tiempos como jugador activo se les aplicaban “inyecciones vitamínicas” sin saber en qué consistían.

“Claro que tomábamos nuestras inyecciones de vitaminas. Qué sé yo… El doctor nos decía: son inyecciones de vitaminas“, declaró Beckenbauer en la televisión pública ZDF, en el 50 aniversario del espacio deportivo estrella Sportstudio.

El “Kaiser” se contradijo varias veces durante la entrevista.

Primero afirmó que en sus 20 años como profesional nunca se vio forzado, por indicación de sus técnicos o médicos deportivos, a tomar nada “que no supiera yo lo que era”.

Pero enseguida soltó la frase de las inyecciones vitamínicas de contenido desconocido.

El presentador aludió a las revelaciones de un estudio que destruyen la imagen del deporte limpio de la Alemania Occidental frente al programa de dopaje masivo de su vecina comunista.

Desde la publicación del estudio, una semana atrás, se debate la cuestión en Alemania y el hecho de que el documento no dé nombres generó una sospecha generalizada, incluido el futbol y la selección subcampeona del mundo de 1966.

El “Kaiser” reiteró hace unos días la tesis oficial de que no hubo dopaje en la selección, con el argumento de que ni siquiera se conocía lo que eso significaba.

El programa de la ZDF empezó a complicársele el asunto cuando primero fue confrontado con una frase pronunciada por él mismo, en una entrevista de 1977, donde afirmaba que, desde el punto de vista médico, en la Bundesliga estaba “prácticamente permitido” todo lo que pudiera aumentar el rendimiento deportivo.

“No todo lo que ahora se hace en el futbol es inofensivo. Las fronteras con el dopaje son indefinidas”, leyó el presentador de esa entrevista de entonces, y metiendo al Beckenbauer de hoy en un lío.

“¿Eso dije?”, reaccionó el “Kaiser”, para tratar de darle una vuelta irónica al asunto con un “¿no sería un doble mío?”.

Luego se refugió en la lógica de que hoy día no tiene sentido hablar de dopaje en el futbol, ya que cada tres o cuatro días hay juego y no daría tiempo al cuerpo a recuperarse.