riesgo de enfermedad cardiovascular

riesgo de enfermedad cardiovascular
Un tercio de la población padece reflujo gástrico.
Foto: Agencia Reforma

Una de cada nueve mujeres se somete a una histerectomía (la eliminación del útero) y a menudo se les advierte que este tipo de cirugía se ha relacionado con problemas del corazón.

Un estudio nuevo publicado en el Journal of the American College of Cardiology concluye lo contrario: las mujeres de edad madura que se someten a una histerectomía (con o sin la extirpación de los ovarios) no tienen un riesgo mayor de desarrollar enfermedad cardiovascular comparado con las mujeres que llegan a la menopausia naturalmente.

Los investigadores evaluaron a más de 3,300 mujeres entre los 42 y los 52 durante 11 años y compararon los factores de riesgo cardiovascular antes o después de la cirugía o del último período menstrual.

Los resultados no indicaron un aumento en el riesgo de enfermedad cardiovascular después de la histerectomía con o sin la extirpación de los ovarios.

No ha quedado claro por qué los resultados difieren de los de otros estudios, pero la edad de las participantes y la exclusión de las mujeres que necesitaron histerectomías por cáncer podrían ser los factores determinantes.

La cantidad de estadounidenses que sufren de reflujo gástrico (GERD por sus siglas en inglés) es altísima. Se calcula que un tercio de la población del país lo padece.

Y como la obesidad es un factor clave en su desarrollo, unos investigadores de la Universidad de Kansas se dieron a la tarea de estudiar si la pérdida de peso y la actividad física podrían aliviar los síntomas.

Para ello estudiaron a más de 200 pacientes obesos o con sobrepeso quienes participaron en un programa estructurado de pérdida de peso.

A los seis meses, todos los participantes habían perdido peso y todos mejoraron sus síntomas del reflujo gástrico, aunque la pérdida de peso fuera poca.

Sin embargo, a los 12 meses, 172 de los participantes comenzaron a recuperar el peso perdido y los síntomas del reflujo gástrico empeoraron.

El mensaje es claro: vigile lo que come y haga ejercicio para perder las libras que pueda. Eso le ayudará a controlar y mejorar el molesto reflujo gástrico.