Pierden rugido en propia casa

bajada
Pierden rugido en propia casa
Michael Orozco (16) cabecea el esférico ante Villa.
Foto: MEXSPORT

MONTERREY, México.— Algo le pasa a Tigres en el Estadio Universitario y ayer ligaron su tercer empate.

En esta ocasión, a los felinos no les empataron, ni tampoco tuvieron que hacer un regreso casi milagroso, simplemente no pudieron anotar ante el Puebla y terminaron igualando 0-0 para merecer los abucheos de casi 40 mil aficionados al final del partido.

Después del empate 2-2 contra Jaguares y el 3-3 ante el Guadalajara, a Tigres se le secó la pólvora y no le pudo hacer daño a La Franja.

Al igual que el torneo pasado, a Tigres se le sigue complicando ganar en casa. En el presente torneo, solo ha ganado uno de los cinco partidos que ha disputado como local.

Si se toman en cuenta los 10 partidos que disputó en el Uni en el Clausura 2013, de 15 juegos disputados, incluyendo Liguilla, apenas han ganado 4 en lo que va del año.

A pesar de la poca movilidad que tuvieron en ataque y la lentitud que mostraron en el traslado del balón, los felinos tuvieron algunas oportunidades que no concretaron y en cada una de esas se les escapó el triunfo.

Alan Pulido, quien fue titular, estrelló un remate en el poste al inicio del juego y un disparo de Damián Álvarez apenas se fue desviado todavía en la primera mitad.

El Puebla solo se acercó con intentos individuales, como el de Matías Alustiza, quien cobró una falta casi sin ángulo y forzó una buena atajada de Enrique Palos.

En la segunda parte, “Danilinho” estrelló un disparo en el travesaño y en una segunda jugada, Pulido dejó ir el gol.

Después de esa jugada, el canterano fue relevado por Emanuel Villa, pero el argentino no gravitó.

Así, Tigres dejaron escapar una oportunidad de escalar a puestos de Liguilla.