Cámara de Representantes vota contra Obamacare

Ignorando amenaza de veto del Ejecutivo republicanos regresan proyecto a Senado
Cámara de Representantes vota contra Obamacare
Congresistas siguen enfrascados en un debate sobre el posible cierre del Gobierno, en el Capitolio, acá en el reflejo sobre un vehículo.
Foto: AP

Desoyendo el anuncio del presidente Obama de que vetaría la ley que demorara por un año la implementación de la reforma de salud, la Cámara de Representantes votó anoche por las enmiendas que mantendrán operando al Gobierno, pero retirarán el financiamiento de la ley de salud.

El voto de 231 a 192 fue la respuesta a la aprobación del viernes, por parte del Senado, del proyecto, pero sin el componente de ‘Obamacare’.

La Cámara también votó para rechazar el gravamen a los fabricantes de aparatos médicos y una medida que aseguró el pago de los militares en caso de un cierre del Gobierno.

La Casa Blanca había amenazado con vetar este proyecto, que se produjo en momentos en que el Congreso debate la ley para evitar el cierre del Gobierno, que deberá ocurrir este próximo martes por la mañana, si no hay acuerdo final.

El Senado, donde los demócratas son mayoría, aprobó el viernes una propuesta de ley para evitar el cierre del gobierno, pero esa versión dejó intacta la reforma de salud. La ley de salud del 2010 ha sido el mayor logro de Obama en el plano nacional, pero ha sido blanco de ataques de los conservadores.

La Casa Blanca dijo que la propuesta en la cámara baja avanzaría una agenda ideológica estrecha y amenazaría la economía. Dijo que la ley lleva al gobierno hacia un cierre de operaciones.

“Los republicanos de la Cámara de Representantes han actuado para cerrar el Gobierno”, dijo en un comunicado el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

El portavoz se refería al plan presupuestario acordado ayer por el presidente de la Cámara Baja, el republicano John Boehner, y sus compañeros de partido, que mantendrá la financiación para el Gobierno federal hasta el próximo 15 de diciembre y evitaría, por tanto, un cierre temporal por falta de fondos el próximo martes.

No obstante, el proyecto también retrasaría durante un año la entrada en vigor de la reforma sanitaria, de la que una parte clave comienza a aplicarse este martes.

“Los republicanos en el Congreso han tenido la oportunidad de aprobar una resolución simple para la continuación (de fondos) que mantendría el Gobierno en funcionamiento durante unas semanas más”, señaló Carney en referencia al proyecto de ley aprobado el viernes por el Senado, que desvinculó el presupuesto de la reforma de salud.

“En su lugar, los republicanos han decidido que prefieren hacer una señal ideológica al pedir el sabotaje de la reforma se salud”, agregó.

Carney recordó que los republicanos de la Cámara Baja han votado “más de 40 veces” para retirar los fondos a la reforma sanitaria, “y saben que esa demanda es temeraria e irresponsable.”

“Cualquier miembro del partido republicano que vote a favor de esta ley está votando a favor de un cierre del Gobierno”, sentenció.

“Es hora de que la Cámara Baja escuche a los estadounidenses y actúe, como ha hecho el Senado, de forma responsable para aprobar una ley que mantenga el Gobierno en funcionamiento”, añadió Carney.

Con la propuesta aprobada por la mayoría republicana en la Cámara Baja, aumentará la posibilidad de un cierre temporal del Gobierno, ya que ese proyecto requiere el visto bueno del Senado, que no se reunirá hasta el lunes por la tarde y que rechazará la propuesta. El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, aseguró que su hemiciclo no aprobará la medida.

El proyecto derogará también un impuesto del 2,3 % para los dispositivos médicos.