John Boehner culpa al Senado por crisis política

El líder republicano asegura que son los senadores los que pueden evitar el “cierre de Gobierno”
John Boehner culpa al Senado por crisis política
El presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU., el republicano John Boehner, indicó que está en manos del Senado aprobar la ley de presupuesto.
Foto: AP

Washington – El presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU., el republicano John Boehner, reiteró este lunes que está en manos del Senado aprobar la financiación necesaria para evitar un cierre parcial de las actividades del Gobierno federal a partir de esta medianoche.

“La Cámara de Representantes ya ha hecho su trabajo”, insistió Boehner en una breve declaración a la prensa.

Esa cámara, de mayoría republicana, aprobó el domingo un proyecto presupuestario que extiende los fondos para el Gobierno hasta el 15 de diciembre, pero al mismo tiempo exige un retraso en la implementación de la reforma sanitaria, una demanda que la Casa Blanca y los demócratas consideran inaceptable.

“Si es una emergencia, ¿dónde están ellos (los senadores)?”, cuestionó Boehner en alusión al hecho de que el Senado no celebrara sesiones el domingo.

Según Boehner, la Cámara baja ya ha votado para mantener al Gobierno en funcionamiento, “retrasar” la aplicación de la reforma sanitaria y garantizar los pagos a los militares en caso de un cierre federal.

“Los estadounidenses no quieren la Obamacare (apelativo usado por los republicanos para denominar a la reforma sanitaria) y no quieren un cierre del Gobierno”, destacó Boehner.

A la medianoche de este lunes termina el año fiscal y se agotan los fondos para las actividades no esenciales del Gobierno, mientras republicanos y demócratas en el Congreso están lejos de llegar a un acuerdo para evitar el primer cierre federal en más de 17 años, ya que el último fue en enero de 1996.

Ese cierre obligaría a mandar a casa a casi 800,000 funcionarios durante el tiempo que dure la escasez de fondos y podría costar más de $1,000 millones a las arcas públicas, según la Casa Blanca.