Schaub y los Houston Texans fracasan ante Seattle

Una vez más el quarterback Matt Schaub tiró pases de intercepción y uno de ellos le costó el triunfo a los Texans

Guía de Regalos

Schaub y los Houston Texans fracasan ante Seattle
Los Houston Texans no pudieron mantener su ventaja y cayeron en casa ante Seattle 20-23 en tiempo extra.
Foto: Jesse Maldonado / RUMBO

Con una remontada espectacular de 17 puntos comandada por su quarterback Russell Wilson, los Seahawks de Seattle frenaron a los Toros en su propia casa el domingo en el Reliant Stadium con una marcador de 20-23 y ponen a la vez en jaque al quarterback de los Houston Texans, Matt Schaub, que una vez más tuvo una dudosa actuación.

La defensa de los Texans salió con una notable agresividad liderada por JJ Watt y Brian Cushing, que no tardaron en imponer su presencia con tacleadas y atrapadas de quarterback. Watt constantemente estuvo presionando al quarterback de Seattle, Russell Wilson, causando que una de las ofensivas más prolíficas de la NFL no pudiera carburar.

Sin embargo, los Seahawks lograron tomar la ventaja con un gol de campo que de inmediato puso la presión sobre la ofensiva de los Texans para responder y lo hizo con dos goles de campo de Randy Bullock para darle la vuelta al marcador 6-3 a favor de los Toros.

Los goles de campo tan solo fueron parte del comienzo del ataque ofensivo houstoniano, que se intensificó gracias al brazo de su quarterback Matt Schaub, que tiró un pase de cinco yardas al corredor Arian Foster para touchdown que a la vez puso arriba a Houston, 13-3 en el segundo cuarto.

Pero Schaub, que entre semana fue el blanco de críticas por su actuación la semana pasada en la derrota que sufrieron los Texans ante Baltimore, no había terminado y con menos de tres minutos para que terminara el primer tiempo se conectó con el ala cerrada Garett Graham para un pase de touchdown de 31 yardas que culminó un avance ofensivos de 90 yardas (20-3).

Seattle tardó en responder en gran parte por la actuación de la defensa de la aguerrida defensa de los Texans, que frenó el juego terrestre de los Seahawks y condicionó a Wilson a tener que conformarse con pases cortos.

Sin embargo, los Seahawks en el cuarto periodo comenzaron a reaccionar y con un touchdown de tres yardas de Marshawn Lynch, que se metió a la zona de anotación sin ser tocado, los visitantes se acercaron en el marcador 20-13.

Seattle amenazaba con empatar el partido pero el esquinero Jonathan Joseph interceptó un pase de Wilson con menos de seis minutos por jugar en el partido y todo indicaba que los Toros se saldrían con la suya.

La defensa de los Texans, que a lo largo del partido estuvo muy sólida, comenzó a debilitarse justo en el momento que Seattle comenzaba a apretar, pero una vez más los errores ofensivos volvieron a comprometer a Houston.

Schaub, que había jugado un buen partido, tiro una intercepción que fue regresada 58 yardas para un towchdown que emparejó el marcardor.

En tiempo extra los Seahawks consiguieron un gol de campo y culminaron su victoria heroica dejando frustrada a la afición houstoniana en lo que fue el partido dedicado al Día de la Herencia Hispana.