Gracias, ‘my friend’

Derrota de México ante ticos lo tenía eliminado, pero Estados Unidos lo manda al repechaje desde Panamá
Gracias, ‘my friend’
Seleccionados mexicanos se retiran decepcionados de la cancha del Estadio Nacional después de perder anoche ante los ticos, que cumplieron su promesa de derrotar al Tricolor.
Foto: MEXSPORT

SAN JOSÉ, Costa Rica (NTX).— Pese a perder 1-2 ante Costa Rica y dejar en claro que no merece ir a la Copa del Mundo Brasil 2014, México se clasificó al repechaje ante Nueva Zelanda gracias a la victoria de Estados Unidos 3-2 sobre Panamá.

Los goles ticos fueron obra de Bryan Ruiz, al minuto 25, y de Álvaro Saborío, al 64′. Oribe Peralta logró el empate momentáneo al 29′.

Con el resultado, el Tri se quedó con 11 unidades en el cuarto sitio del Hexagonal Final por encima de los canaleros, que se quedaron con ocho.

Ahora México buscará su pase a Brasil en dos juegos ante los neozelandeses que se disputarán el día 15 en casa y el 20 en suelo visitante.

México confirmó en 90 minutos lo que había enseñado en todo el Hexagonal, que no merecía estar siquiera en el repechaje, sin embargo, su suerte es tan grande que su acérrimo rival se encargó de meterlo de rebote, en el último suspiro, para seguir soñando con la justa mundialista.

La victoria sobre Panamá, con el gran gol de Raúl Jiménez, sólo había maquillado la crisis que Víctor Manuel Vucetich había heredado de José Manuel de la Torre y que fue incapaz de resolver en poco tiempo de trabajo.

México estaba consciente de que debía enfrentar este duelo con corazón, que necesitaba jugar bien, y logró generar las ocasiones de gol más importantes del primer tiempo, la mejor de ellas que Javier Hernández se encargó de desperdiciar de manera insólita.

La acción se gestó por derecha, en un balón filtrado dentro del área para Oribe Peralta que cedió a “Chicharito”, quien ya sin portero y con el marco abierto hizo un mal contacto, lo que provocó que el balón le quedara a Oribe, quien estaba en fuera de lugar, y aunque no quiso intervenir, al final se le marcó la posición adelantada.

Aliviados por este error y aleccionados de que en un partido decisivo se debe tener más determinación, los de casa no dejaron escapar la ocasión más clara que tuvieron en el primer lapso, en la que Bryan Ruiz le enseñó al número “14” de México cómo se debe definir.

El jugador del Fulham de Inglaterra aprovechó un rebote dentro del área para acomodarse de espaldas un balón a su pierna izquierda y prender un remate sólido que batió a Guillermo Ochoa, al minuto 25.

Cuando parecía que el mundo terminaba para el Tri, tuvo una reacción casi inmediata y providencial, al lograr el tanto del empate, por medio de Oribe Peralta, al minuto 29.

Todo se originó en un gran balón filtrado de Carlos Peña para Hernández, quien intentó quitarse a Navas, que alcanzó a robarle el esférico.

El posterior rebote le quedó al jugador de Santos, quien con decisión prendió un disparo que pegó en el travesaño, y cuando iba para afuera, tocó la pierna de un zaguero para colarse al fondo de las redes e irse con el 1-1 al descanso.

Los ticos no estaban conformes con el empate y retomaron el control del esférico para meter en propio terreno al cuadro visitante, que cuando parecía lograba salir avante de este agobio, vio cómo su cuadro bajo volvía a fallar para irse otra vez abajo en la pizarra.

En la segunda parte, y debido a que por la banda derecha Jorge Torres Nilo fue un desastre, Christian Bolaños lo desfondó y llegó hasta línea de fondo para mandar un preciso centro al área donde Alvaro Saborío, sin marca, se levantó y conectó sólido cabezazo pra el 2-1 al minuto 64.

Con el marcador en contra, Víctor Manuel Vucetich no tuvo otra opción que ir por todo al frente y para ello ordenó el ingreso de Raúl Jiménez, en busca de que sacara otra genialidad como ante Panamá.

Y cerca estuvo de hacerlo con un cabezazo que iba a gol, solo que Navas, en un lance increíble, salvó su meta.

Completamente nublado en su juicio, Vucetich agotó sus cambios con el ingreso de Giovani dos Santos e Isaac Brizuela, dejando en la banca a gente como Lucas Lobos o Aldo De Nigris.

México nunca tuvo oportunidad de aspirar al empate y, pese a ello, y gracias a Estados Unidos, está en ell repechaje ante Nueva Zelanda.