Respaldo para la economía

Es necesario tener en cuenta su amplio impacto general que tiene beneficio a la hora de retocarlo
Respaldo para la economía
Los beneficios del Seguro Social hacen más que mantener a flote a millones de familias.
Foto: Morguefile

Cuando se habla del Seguro Social, pocas veces se escucha acerca del papel fundamental que este desempeña como motor de la economía de Estados Unidos.

Sin embargo, los beneficios del Seguro Social hacen más que mantener a flote a millones de familias y ayudar a los empleados de clase media a mantenerse independientes tras décadas de trabajo. Esos pagos también provocan una gran cantidad de actividad económica en California y en toda la nación, lo que provee un beneficio económico poco conocido que nos ayuda a todos.

De hecho, los beneficios del Seguro Social, de 762,000 millones de dólares, impulsaron alrededor de $1.4 billones en gasto total el año pasado, según un nuevo análisis del Instituto de Políticas Públicas de AARP, $147,400 millones solo en California. Las personas que hicieron una gran cantidad de compras con sus beneficios, incrementaron las ventas en las tiendas minoristas locales, las pequeñas empresas, las grandes corporaciones y en toda la gama de bienes y servicios.

Y la contribución económica del Seguro Social no terminó ahí. Después de que los consumidores gastaron su dinero, las empresas lo gastaron a su vez, utilizándolo para financiar empleos y hacer compras e inversiones. En otras palabras, el dinero continuó su efecto dominó en la economía, como un “efecto multiplicador” tremendo que enriqueció a todo tipo de empresas.

Parte de esas ganancias incluso pagaron por servicios públicos, en forma de ingresos fiscales locales y estatales, $147,400 millones en California

En general, cada dólar del Seguro Social genera alrededor de $ 2 en gastos, según el análisis de AARP. También ayuda a las personas jóvenes de forma que rara vez reciben atención. Por ejemplo, los beneficios del Seguro Social respaldan 877,771 empleos en California.

Más impresionante que la información estatal son las cifras nacionales. Los $1.4 millones de millones en actividad económica en EE. UU. impulsada por el Seguro Social se tradujeron en unos 9.2 millones de empleos en Estados Unidos en el 2012 (muchos de ellos en las industrias minoristas, los servicios de alimentos, los bienes raíces, los servicios de salud y los sectores financieros). En un momento de poca creación de empleos, ese es un beneficio económico que vale la pena aplaudir.

Nuestra nación necesita una conversación seria sobre el futuro del Seguro Social, no solo para los jubilados de hoy, sino también para las generaciones futuras. El Seguro Social es cada vez más esencial a medida que un mayor número de estadounidenses mayores luchan para mantenerse financieramente seguros en un mercado laboral débil, con escasos ahorros y sin pensiones del empleador que los ayuden con las facturas mensuales.

Ya sabíamos que el Seguro Social representa alrededor de la mitad del ingreso de un adulto mayor promedio y sustancialmente más para millones de personas. Pero el análisis de AARP muestra que el Seguro Social ayuda a todos por igual, ya sea que uno reciba beneficios o todavía no.

Los números ilustran —considerablemente— que los recortes al programa tendrían consecuencias negativas para las personas, las empresas y la economía en genera. Subrayan la importancia de que se tomen decisiones en Washington sobre la mejor manera de abordar las finanzas del Seguro Social y mantener la solidez del programa.

El valor crítico del Seguro Social para nuestra economía es una razón más por la que AARP llama a una conversación nacional sobre el futuro de este programa vital. Instamos a los congresistas a tener en cuenta estos nuevos descubrimientos económicos cuando entablen ese debate crucial.

El reto es enorme para todos..