Estallido deja seis heridos

Cochebomba explota cerca de un recinto militar en Egipto
Estallido  deja seis heridos
Security officials examine the site of a car bomb in the Suez Canal city of Ismailia, Egypt, Saturday Oct. 19, 2013. A car bomb exploded Saturday near an Egyptian military intelligence compound in the Suez Canal city of Ismailia, wounding several soldiers, security officials said, as militants appear to be expanding the scope of attacks beyond the restive Sinai Peninsula. (AP Photo)
Foto: authors

EL-ARISH, Egipto.— Un coche bomba estalló ayer cerca de un recinto de la inteligencia militar egipcia en la ciudad de Ismailía, en el canal de Suez, donde quedaron heridos seis soldados, dijeron las autoridades, en momentos en que los extremistas parecen haber ampliado el alcance de sus ataques más allá de la conflictiva península del Sinaí.

Por otra parte, en El Cairo, funcionarios de seguridad de alto rango testificaron a puertas cerras durante el nuevo juicio contra el ex presidente Hosni Mubarak, quien afronta cargos relacionados con la matanza de unos 900 manifestantes durante la revuelta de 2011 que devino en el derrocamiento del gobernante.

El atentado explosivo en Ismailía ocurrió el día en que muchos habían regresado a sus trabajos después de la importante festividad musulmana del Eid al-Adha.

Las autoridades de Seguridad dijeron que se vino abajo parte de un muro del recinto de la inteligencia militar y resultó dañado un inmueble comercial próximo de la Autoridad del Canal de Suez.

Los soldados acordonaron el área en tanto que las autoridades emprendieron las investigaciones sobre los hechos, según funcionarios que solicitaron el anonimato porque no estaban autorizados a hacer declaraciones a la prensa.

En un comunicado el portavoz castrense coronel Ahmed Mohammed Ali describió el atentado explosivo en Ismailía como el más reciente de una cadena de “ataques terroristas cobardes” contra instalaciones militares egipcias.

Ismailía tiene frontera con la conflictiva península del Sinaí, donde el ejército ha lanzado una ofensiva contra insurgentes que atacan a menudo a las fuerzas e instalaciones de seguridad de Egipto.

Una insurgencia extremista de baja intensidad asuela la península, donde los radicales islamistas tienen una base sólida amplia.

En las últimas semanas, los extremistas han llevado su lucha contra las fuerzas de seguridad más allá del norte del Sinaí pues han perpetrado atentados con bombas en la zona del canal de Suez e incluso en la capital egipcia.

El intento de asesinar en septiembre con un coche bomba al ministro del Interior, Mohamed Ibrahim, incrementó los temores de una intensificación de la campaña de los extremistas islámicos para vengar el derrocamiento del presidente Mohammed Morsi y del gobierno encabezado por la Hermandad Musulmana en un golpe militar el 3 de julio. Morsi era el primer mandatario elegido democráticamente en Egipto.

El sábado, por otra parte, se reanudó el nuevo juicio contra el predecesor autoritario de Morsi; dos funcionarios de seguridad, entre estos el ex jefe de inteligencia Murad Muwafi, subieron al estrado, de acuerdo con el canal estatal Nilo TV.

El juez principal había ordenado previamente que el testimonio de los funcionarios de seguridad se efectuara sin la presencia de la prensa por razones de seguridad nacional.

El ex gobernante autócrata Mubarak, de 85 años, fue condenado por no parar las matanzas de manifestantes, pero ganó las apelaciones a principios de año.

Además de Mubarak, son enjuiciados seis oficiales de alto rango de la policía y el ex ministro del Interior que supervisó durante más de una década a la temida policía del país.