Lanzan línea telefónica en LA para víctimas de embargos

Las personas que enfrentan ejecuciones hipotecarias pueden marcar al número 877-881-0878 para recibir ayuda gratuita de grupos certificados por el Departamento federal de Vivienda

El caso de la familia Garr ha sido puesto como ejemplo para lanzar  una línea telefónica de ayuda.
El caso de la familia Garr ha sido puesto como ejemplo para lanzar una línea telefónica de ayuda.
Foto: Ciro César / La Opinión

A la casa de la calle 105, en cuya sala cuelga un cuadro del reverendo Martin Luther King Jr, llegó en junio pasado una notificación de embargo. La familia Garr, que no pagó a tiempo la hipoteca, hoy trata de permanecer en la vivienda con la asistencia de organizaciones comunitarias.

“No se dejen acosar por los bancos”, dice Israel Garr en el jardín del que ha sido su hogar desde 2008.

El caso de esta familia ha sido puesto como ejemplo de lucha en el lanzamiento de una línea telefónica de atención para quienes enfrentan una ejecución hipotecaria. Al marcar al número 877-881-0878 se ofrece ayuda gratuita y por grupos certificados por el Departamento federal de Vivienda (HUD).

“La crisis de embargos no ha terminado, pero afortunadamente hay ayuda”, dijo Elissa Barret, consejera legal de la Coalición por Justicia a Consumidores en California. “Los dueños de casas tienen el derecho de mantener su ‘Sueño Americano’ y estamos aquí para eso sea posible”, agregó.

Esta herramienta, que pretende reducir la cantidad de embargos en una de las metrópolis donde más pegó la crisis hipotecaria, se presenta a la luz del fraude a decenas de latinos dueños de viviendas que habría realizado el abogado Stephen Lyster Siringoringo, quien recientemente recuperó su licencia.

A Siringoringo se le acusa de cobrar por adelantado hasta $3,500 dólares y una mensualidad de casi $500 durante el proceso de modificación de hipotecas, una práctica que no es legal.

“No hay costo por un servicio de alta calidad”, reiteró Daniel Rodríguez, director de salud comunitaria de la Corporación Comunitaria del Este de Los Ángeles (ELACC). “Yo le digo a los dueños de casa que tengan cuidado con los abogados y cualquier especialista de embargos sin escrúpulos, que prometen que usted podrá retener su casa por un proceso simple pero a cambio de una cuota”, indicó.

Peddy Mears, dirigente de la Alianza para el Empoderamiento Comunitario de los Californianos (ACCE), dijo estar sorprendida de que pese a todas las advertencias aún hay personas que caen en las garras de los estafadores, que suelen anunciarse en la radio y la televisión. “Todavía hay familias perdiendo sus hogares”, lamentó. “La buena noticia es que ya hay herramientas para combatir los embargos”.

El próximo martes 5 de noviembre se realizará una clínica legal gratuita donde se ofrecerá asistencia individual por parte de un abogado o consejero en materia de vivienda. Para más información sobre éste y otros eventos llame a la línea de asistencia ya mencionada.

“Si estás en problemas busca ayuda inmediatamente, no esperes porque el tiempo no está de tu lado y puedes perder tu casa”, aconsejó el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, quien indicó que está decidido a detener a la “compleja industria de los embargos”.

Este proyecto ha sido financiado por fondos del Acuerdo Nacional de Hipotecas -que obtuvo $25,000 millones de dólares de instituciones bancarias que realizaron prácticas deshonestas que derivaron en una recesión mundial-, proporcionados a través de la Procuraduría general de California