Republicanos van por reforma

Hay cuatro medidas que se eleboran para lidiar con indocumentados
Republicanos van por reforma
Manifestantes participan de una marcha pro inmigrante sobre el puente de Brooklyn, en Nueva York.
Foto: El DiarioArchivo

WASHINGTON, D.C.— Líderes republicanos de la Cámara de Representantes de EEUU elaboran por separado cuatro medidas migratorias para responder a la inmigración ilegal en el país, pero éstas afrontan un rumbo incierto mientras los demócratas exigen en vez un voto para una reforma migratoria integral.

Consultadas ayer por La Opinión, fuentes republicanas de la Cámara Baja confirmaron que hay en ciernes al menos cuatro medidas, incluyendo el “Kids Act”, que busca aliviar la situación de los estudiantes indocumentados; otra que responde a la demanda de extranjeros con altas destrezas laborales, y otras dos para ayudar a legalizar a parte de los once millones de indocumentados.

Una portavoz del legislador republicano por California, Darrell Issa, dijo que éste “está trabajando en la actualidad en una propuesta que ofrecería un estatus temporal a algunos extranjeros ya dentro del país y que reúnen los requisitos”.

Sin dar más detalles ni fecha de presentación, la fuente agregó que esa medida es distinta a la que elabora el legislador republicano de Florida, Mario Díaz-Balart. Esa, según otras fuentes, haría énfasis en la seguridad fronteriza y permitiría la legalización de los indocumentados en el país, tanto los que cruzaron la frontera desde México como los que se quedaron con visas caducadas.

El “Kids Act”, promovido por el líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, Eric Cantor, es una versión del “Dream Act”, que permitiría la legalización de los estudiantes indocumentados.

En declaraciones a los periodistas, el legislador republicano por California, David Valadao, dijo ayer que espera que el “Kids Act” logre suficiente apoyo de su bancada y sea presentado a la brevedad posible, pero no dio fecha.

Preguntado por La Opinión sobre las trabas para someterlo a un voto, Valadao dijo que él y sus asesores han mantenido reuniones regulares con la oficina de Cantor y que la idea es “tener una legislación inteligente” que logre suficiente apoyo republicano.

“El es el líder de la mayoría y tiene acceso a fijar el calendario. Si alguien tiene el poder de someterlo a voto es él. Es su proyecto de ley, así es que esperaría que podamos hacerlo”, subrayó Valadao.

Por su parte, la activista pro inmigrante Gaby Pacheco, del grupo bipartidista “Bridge Project”, dijo a La Opinión que su grupo ha mantenido reuniones con líderes de ambos partidos, incluyendo la oficina de Cantor, para avanzar hacia la reforma.

“No nos dan detalles del Kids Act pero por lo que he escuchado creo que la legislación tiene mérito y debe al menos ser estudiada. Los republicanos han estado trabajando en esto durante algún tiempo, ahora solo falta ver las fechas para empezar el debate de estas medidas”, dijo Pacheco.

Solo que, con apenas cinco semanas restantes en la agenda legislativa, el avance hacia la reforma migratoria se dificulta, mientras los líderes demócratas reiteraron ayer que no aceptarán soluciones parciales, como proponen los republicanos, sino una medida integral.

Frank Sharry, director del grupo “America’s Voice”, consideró urgente mantener la presión sobre el Congreso, y en particular la bancada republicana para que produzca finalmente un proyecto de ley serio que corrija el sistema migratorio.