España es la más reciente víctima del espionaje de EEUU

Un nuevo reporte revela que Washington espió más de 60 millones de llamadas telefónicas en un mes
España es la más reciente víctima del espionaje de EEUU
Cientos de jóvenes se congregaron en Washington el sábado, en la mayor protesta realizada hasta ahora contra las actividades de espionaje interno y foráneo de la NSA.
Foto: AP

Nueva York – El secretario de Estado español para la UE, Iñigo Méndez de Vigo, trasladó este lunes al embajador de EEUU en Madrid, James Costos, su “preocupación” por el supuesto espionaje de su país a España, unas prácticas que, de ser ciertas, serían “impropias e inaceptables entre socios y países amigos”.

Según una nota del Ministerio de Asuntos Exteriores, España transmitió al embajador durante una reunión la importancia de preservar el “clima de confianza” que rige en las relaciones bilaterales e instó a Washington a que facilite toda la información necesaria sobre las supuestas escuchas realizadas en España.

Un periódico español El Mundo publicó un documento que indica que la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de Estados Unidos espió más de 60 millones de llamadas telefónicas en España en un mes, la revelación más reciente sobre la supuesta operación masiva de escuchas electrónicas del servicio estadounidense que tanto ha molestado a líderes mundiales.

El diario español publica la información una semana después que el diario francés Le Monde reportó alegaciones similares de espionaje estadounidense en Francia, y la revista alemana Der Spiegel reportó que un documento muestra que Washington espió el teléfono móvil de la canciller Angela Merkel. También se ha informado que los presidentes de Brasil y México han sido espiados.

Una cumbre europea la semana pasada estuvo dominada por la furia sobre la extensión del supuesto espionaje de Estados Unidos a sus aliados y la decisión de Alemania de enviar a sus jefe de inteligencia a Washington para exigir respuestas.

En una cumbre de la Unión Europea el viernes, Merkel y el presidente francés Francois Hollande dijeron que presionarán al gobierno del presidente Barack Obama para que acepte antes de fines de año poner fin a la supuesta vigilancia electrónica de líderes, empresarios y ciudadanos inocentes de otros países.

El Mundo dijo que el documento con la gráfica titulado “España – últimos 30 días” muestra el volumen diario de llamadas entre el 10 de diciembre de 2012 y el 8 de enero de 2013, agregando que la NSA monitoreó los números y la duración de las llamadas, pero no las conversaciones en sí. El documento no muestra los números

El Mundo dijo que el sistema de metadata usado por la NSA también puede monitorear mensajes electrónicos y textos telefónicos, aunque estos no se muestran en la gráfica.

El diario afirma que el documento fue uno de los que estaban en manos del exanalista de la NSA Edward Snowden, solicitado en Estados Unidos pero que vive asilado en Rusia.

Al igual que el informe publicado en Le Monde la semana pasada, el reportaje de El Mundo fue coescrito por Glenn Greenwald, quien reveló originalmente el programa de vigilancia sobre la base de la información filtrada por Snowden. El Mundo dijo que había llegado a un acuerdo con Greenwald para tener la exclusiva de los documentos de Snowden sobre España.

No hubo una reacción inmediata al reporte de parte del gobierno español o la embajada de Estados Unidos en Madrid, pero coincidió con la convocatoria del embajador norteamericano James Costos a la cancillería española el lunes para discutir informes de prensa revientes que indican que la NSA espió a España.

Por su parte las autoridades estadounidenses siguen tratando de rebajar la gravedad de las denuncias de sus aliados por el espionaje, mientras los principales diarios del país apartan la polémica de sus primeras páginas y varios legisladores republicanos critican la actitud “defensiva” de la Casa Blanca.

Desde la pasada semana, los funcionarios estadounidenses han buscado calmar a los aliados europeos y rebajar la tensión, en medio de las nuevas revelaciones a la prensa filtradas por el exanalista de la CIA, Edward Snowden, que se encuentra actualmente refugiado en Moscú.

El propio presidente Barack Obama telefoneó a Merkel para asegurarle que “Estados Unidos no está supervisando ni supervisará las comunicaciones de la canciller”, indicó Jay Carney, portavoz de la Casa Blanca.

Asimismo, Obama ha solicitado revisar la política de espionaje y respetar a los aliados, explicó Lisa Monaco, asesora presidencial de contraterrorismo y seguridad nacional.