Clínica dará servicios gratis a personas sin seguro en Los Ángeles

Care Harbor organiza la clínica que dará servicios gratuitos a miles de angelinos sin cobertura médica, de jueves a domingo
Clínica dará servicios gratis a personas sin seguro en Los Ángeles
Muchos voluntarios terminaban de armar las instalaciones de la clínica móvil que estará ofreciendo servicios médicos en el Sports Arena de Los Ángeles desde el jueves hasta el domingo.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

Quienes ofrecen desinteresadamente su tiempo para ayudar a la comunidad, saben de la satisfacción que da el hacer una diferencia en las vidas de otros. Es gracias a la ayuda de decenas de voluntarios, que esta semana tendrá lugar la clínica anual de salud organizada por Care Harbor, para miles de angelinos que no tienen acceso a cobertura médica.

Un ejército de voluntarios ayudaban ayer a armar la clínica temporaria que tendrá lugar entre el jueves 31 de octubre y el domingo 3 de noviembre en las instalaciones del Sports Arena.

“Todos podemos ayudar”, aseguró Debra Bourdreax, presidenta de la organización sin fines de lucro Tzu Chi, que llevó 84 sillas de dentista al Sports Arena, para ser utilizadas durante el evento. La organización también proveerá anteojos recetados gratis que los pacientes podrán llevarse el mismo día. “Nos lleva 12 minutos hacer cada par de anteojos”, indicó Bourdreax.

La organización, que participa del evento desde sus comienzos, también ofrecerá servicios de acupuntura para aliviar el dolor.

Bourdreax contó que la idea de la organización nació en 1966, cuando su fundadora, Master Cheng Yen, convenció a 30 amas de casa en Taiwan a ahorrar 3 centavos por día en una alcancía de bambú para donar el dinero a quien lo necesite. “Es importante que el ahorro sea diario y no poner toda la cantidad en un solo día, porque es un recordatorio de que cada día es una bendición el estar vivo, y el poder devolver a otros”, explicó Bourdreax.

Tzu Chi también ofrece ayuda odontológica y de optometría de manera gratuita a los campesinos migrantes de Fresno, Delano y otras localidades del norte de California. “Seguimos la cosecha”, explicó Bourdreax y dijo que los mayores problemas de los campesinos, eran el intenso dolor de espalda y de pies, debido a las uñas encarnadas, resultado del duro trabajo en el campo. “Los migrantes latinos son increíblemente agradecidos y vuelven con tomates, uvas o duraznos para mostrarnos su agradecimiento, porque no tienen dinero”, indicó.

Sin embargo, solo las personas que recogieron un brazalete el lunes por la mañana, podrán ser atendidas en la clínica.

Tzu Chi cumplirá 20 años de servicio a la comunidad el 1 de noviembre y lo celebrará ayudando a los pacientes de la clínica. “A todos les diría, únanse al movimiento, repartan las semillas del amor”, agregó la voluntaria.

Glenda Pérez, de 26 años y nativa de Guatemala, también donó su tiempo ayudando a armar la clínica. La inmigrante se graduó en septiembre de enfermera y pudo calificar para el programa de acción diferida que le permitirá hacer uso de su título.

“Cuando tuve que hacer las prácticas clínicas, me sorprendió la gran necesidad que existe en la comunidad latina. Muchos hispanos no tienen acceso a cuidado médico y temen hacer preguntas cuando van al doctor. Fue entonces que decidí que cuando me recibiera ayudaría a mi comunidad”, contó Pérez. La joven dijo que al comenzar su carrera, ni siquiera sabía si podría ejercer por no tener documentos. “Pero me animé igual sin saber que aprobarían la ley DACA”, indicó. Según Pérez el trabajar como voluntaria le había enseñado mucho.

“El año pasado vino una niña de seis años que tenía muchos problemas en la escuela”, recordó Don DeMadeiros, otro voluntario que ha sido parte del proyecto desde sus comienzos. “La niña no veía bien y en realidad corría al pizarrón para poder leer, pero nadie lo sabía. Cuando le dimos un par de anteojos, su cara se iluminó cuando finalmente pudo ver con claridad. El ver su cara de alegría fue el mejor pago que pude haber recibido”, aseguró.

Como parte del servicio de Harbor Care, en caso de necesidad, los pacientes reciben citas de seguimiento e inclusive son sometidos a cirugías, indicó Donald Manelli, presidente de la organización.