Disfraces le ganan a ofrendas

Productos chinos dominan las ventas de fin de octubre en México
Disfraces le ganan a ofrendas
'Hoy la venta es sobre todo de monstruos de Halloween', dice Alma Molina en su comercio de un mercado público del D.F.
Foto: La Opinión - Gardenia Mendoza

MÉXICO, D.F.— Los Días de Muertos son el delirio de Alma Molina, una pequeña comerciante de un mercado público de la capital mexicana. Sus ventas incrementan tres veces en la mejor temporada de ventas del año —más que en Navidad, Fiestas Patrias y en San Valentín— gracias a la variedad de productos chinos.

Con 16 años en el negocio, reconoce perfectamente el momento en que los clientes transformaron el culto indígena a los difuntos a través de las ofrendas para globalizarse en una gran fiesta de disfraces: fue cuando las importaciones plásticas asiáticas llegaron por miles para competir con los artesanos del papel mexicanos.

“Hoy la venta es sobre todo de monstruos de Halloween aunque las tradiciones se resisten con el papel picado y las calaveras de papel que son muy ingeniosas y que todavía las hacemos aquí en México”.

Las empresas chinas compiten actualmente para hacerse de los mercados de temporada internacionales y cada final de octubre la apuesta va por máscaras, accesorios, disfraces y réplicas de personajes estadounidenses de moda o de leyenda: zombis, Freddy Krueger, Chucky, El Guasón (Joker), Jason o Scream.

La Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo reconoce que las ventas de Halloween se apoderaron poco a poco de tiendas de autoservicios, departamentales y cadenas de minisúpers,influidos por las importaciones de novedad, “generalmente chinos”, que invaden los canales de distribución.

“A los niños les encanta porque los ven en la televisión, en el cine, por todas partes y nosotros tenemos que comprarlos, aunque casi todos son chinos si queremos vender”, reconoce Martín Ortiz, dueño de una tienda de disfraces del mercado de Medellín en el Distrito Federal.

Para los artesanos y vendedores mexicanos queda la elaboración de los protagonistas del terror local como La Llorona, La Catrina —inspirada en una sátira a los indígenas que querían parecer españoles— o las Momias de Guanajuato y para la cuenta.

Ortiz diseña atuendos de estos personajes; la vendedora Molina viste con plumas, lentejuelas o trajes regionales de papel los huesos de Pacho Villa, La Catrina, Miguel Hidalgo y otros célebres de la historia mexicana que aún no mira China.

“El Halloween es un fenómeno mundial y los chinos están de lleno en eso, pero no cabe duda que tarde o temprano entrarán a competir en Día de Muertos para llevarse el mercado que queda”, advierte Adolfo Laborde, director de Relaciones Internacionales del Instituto Tecnológico de Monterrey, campus Ciudad de México.

Ya los asiáticos comenzaron a pelear el abasto de veladoras y dulces en el país poco después de que la celebración tradicional de Día de Muertos fuera catalogada por la ONU como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad, en 2003.

Manuel Cruz, distribuidor de parafinas, revela que desde hace cinco años dos terceras partes del producto que vende es de origen chino. “No quisiéramos pero lo tenemos que consumir porque es de mejor calidad y es más barato”, detalla al mostrar las dos opciones.

“Yo fui productor y noto que las velas que hacen aquí tienen mucho cebo, echan mucho humo y a la gente no le gusta”.

El caso es que si el cliente no está satisfecho se va con la competencia. “Me da tristeza, pero así es el negocio”.

En otras fechas ocurren situaciones similares con las imágenes de la Virgen de Guadalupe, las banderas mexicanas, esferas, árboles de navidad, figuras para decoración, juguetes electrónicos para los niños o enamorados…

Laborde sugiere a los productores nacionales patentar, registrar, asociarse y hacer campañas para defenderse o exigir al Gobierno más apoyos en sectores amenazados por la vía legal o ilegal. “Hay también mucha mercancía de contrabando”.

Alrededor de la web