El Dynamo de Houston espanta a Montreal y se mete a Semifinales de MLS

El Dynamo de Houston espanta a Montreal y se mete a Semifinales de MLS
El Dynamo de Houston selló su boleto a las Semifinales de la Conferencia Este con una contundente victoria de 3-0, el jueves por la noche en el BBVA Compass Stadium.
Foto: Gustavo Rangel / RUMBO

En la noche de brujas se le apareció al Impact de Montreal un monstruo naranja que lo dejó eliminado de los Playoffs de la MLS. Con dos goles de Will ‘El Osito’ Bruin y otro más del houndureño Oscar Boniek García, el Dynamo de Houston selló su boleto a las Semifinales de la Conferencia Este con una contundente victoria de 3-0, el jueves 31 de octubre por la noche en el BBVA Compass Stadium, sobre un Impact que no tuvo reacción al poder ofensivo de los houstonianos.

El triunfo les dio a los naranja el derecho estar una vez más en Semifinales donde recibirán al Red Bull de Nueva York el domingo 3 de noviembre (2:30 pm BBVA Compass Stadium) en el partido de ida y luego visitaran a los neoyorquinosel miércoles 6 de noviembre (7:30 pm).

El Dynamo salió a dictarle desde el silbatazo inicial del partido al Impact, que batalló para contener los ataques de los naranja por la bandas. Por el costado izquierdo el capitán del Dynamo, Brad Davis constantemente llegaba hasta la última línea para meter centros con malas intenciones y la creatividad del hondureño Boniek García constantemente creaba peligro sobre la portería del arquero visitante Troy Perkins.

Sin embargo, el Montreal encontró en los primeros 15 minutos un par de oportunidades en ataques de contragolpe, pero afortunadamente para el arquero naranja Tally Hall los disparos de los atacantes canadienses se fueron desviados.

El Dynamo no bajó el ritmo acelerado con el que inicio el partido y su agresividad fue recompensada en el minuto 9 cuando el mediocampista Ricardo Clark se metió al área con balón dominando y cuando parecía que iba sacar un disparo al arco, él optó por tocar de ´taquito’ a su compañero Will ‘El Osito’ Bruin que lo acompañaba en la jugada. Bruin disparó a quemarropa para dejar sin posibilidades a Perkins y desatar a la vez la celebración en las tribunas.

Antes de que Montreal asimilara el gol en contra, el Dynamo aprovechó el momento para ir con todo a buscar el segundo gol del partido y lo consiguió en el minuto 27. Boniek, que estaba incontenible, controló un balón en los linderos del área y encaró a tres defensas luego de quitarse al primero. El segundo que llegó para apretarlo le cometió una clara falta que el árbitro no dudó en marcar. El penalti lo cobró el mismo Boniek y lo hizo de forma magistral para poner el Dynamo 2-0.

Garcí, con su gol, estaba acentuando un destaca actuación ya que era el ‘motor’ del mediocampo. No solamente en ofensivo, sino que se sacrificó para recuperar balones por todos los sectores de la cancha.

El entrenador del Dynamo, Dominic Kinnear, constantemente estuvo pidiéndole a sus mediocampistas que no dejaran de presionar la salida de los canadienses y sus pupilos siguieron al pie de la letra las indicaciones de Kinnear, que limitó a los visitantes a balonazos largos.

Con el partido dominado, Houston se dedicó a tratar de tener más posesión de balón antes de que terminara la primera etapa. Pero en un descuido defensivo, los canadienses generaron una clara oportunidad de gol tres minutos antes de que se terminara el primer tiempo. El atacante italiano Marco Di Vaio quedó sólo y con balón dominado enfrente de la portería, pero el arquero Hall salió barriéndose para atajar el disparo de Di Vaio.

En la segunda etapa, Montreal intentó ir en buscar de acercarse en el marcador, pero sus atacantes se toparon con Hall que atajó tres disparos peligrosos de forma espectacular. Las cosas se les complicó aún más al Impact luego de que el zaguero Nelson Rivas fuera expulsado. Y por si eso fuera poco ‘El Osito’ Bruin hizo su segunda travesura de la noche en el minuto 72. En un despeje defensivo del Dynamo, Bruin se auto habilitó de cabeza prolongando el despeje a territorio del Impact y le ganó la carrera al zaguero Matteo Ferrari para después quitarse en el área grande con un quiebre a otro defensa y al portero antes de sacar su disparo que solamente pudo ser contenido por las redes.

Después del tercer gol, el Impact se desinfló por completo y quedó moribundo ante un Dynamo, que a pesar de ir arriba 3-0, siguió buscando ampliar el marcador. El partido acabó con unos roces fuertes que causaron que jugadores de ambos equipo se vieran involucrados en empujones e insultos.