Recompone LA su marcha: 7-7

El triunfo sobre los Kings deja a Lakers con un promedio de .500
Recompone LA su marcha: 7-7
Xavier Henry (der.) trata de tirar a la canasta ante John Salmons en el Staples.
Foto: AP

Un desempeño notable de sus hombres básicos encabezados de nuevo por Pau Gasol y Steve Blake y el inspirado suplente Xavier Henry, le bastó a los Lakers para derrotar 100-86 a los Kings de Sacramento en un duelo de equipos con marca perdedora que cerró la jornada de la NBA.

Mientras mira de soslayo el regreso de Kobe Bryant, que sería cuestión de días, Mike D’Antoni, el mandamás de Lakers, sostuvo su quinteto inicial de los últimos partidos manteniendo a Jordan Hill y Pau Gasol como sus hombres en la pintura para batallar en igualdad ante Da Marcus Cousins y Jason Thompson los gigantes del frente.

La respuesta de los Kings fue la receta conocida: apostar por dejar libre a Greivis Vásquez para que con su rapidez nivelara lo que perdían en otros frentes.

Ni Blake ni Meeks pudieron contra el venezolano que se bastaba casi solo para mantener a Kings en el partido con 15 puntos a mitad de la ruta lo que dejó la diferencia en apenas siete puntos (55-48) y todo por jugarse.

Arrancó encendido Kings en el tercero y se puso a dos (57-55), sin embargo, dos jugadas aisladas de Meeks, una pirueta espectacular bajo el aro y un robo de pelota le dieron un aire a Lakers que los puso 69-61, cuando ya dominaban en las jugadas de transición a velocidad 15-6 con dos minutos en el reloj.

Los números por cuartos eran concluyentes: 29-24, 26-24 y 18-13 y ya marcaban 12 puntos de ventaja para los de casa con un 73-61 en la pizarra.

Una diferencia en buena parte explicada por los 11 puntos que aportó un Henry inspirado, viniendo desde el banco.

En el arranque del cuarto y después de reducirlos a 13 puntos en el tercer cuarto, D’Antoni vio que Kings estaba para liquidarlo.

Jordan Hill creció y se hizo dueño de los tableros, mientras Vásquez se apagaba y Meeks volvía a cuajar un gran partido en el lugar del lesionado Steve Nash.

Hubo tiempo para la intemperancia de Cousins quien fue amonestado y con 8′ 22″ en el reloj, Lakers dominaba 90-72 cuando ya computaba 48.1% en sus tiros de campo contra un 42.9% de Kings.

Con Kings casi caminando el maderámen, Henry puso dos triples rotundos para convertirse en el mejor anotador de Lakers con 21 puntos y dejarlo fuera de alcance del rival estirando la diferencia a 16 puntos (95-79) con 2′ 40″ por jugarse.

Otro partido redondo de Pau Gasol con 20 puntos y 10 rebotes; Hill aportó 13 rebotes y 10 puntos; Blake dejó 12 asistencias y nueve puntos. Meeks aportó 14 puntos y Henry, con 21 puntos en 21 minutos de juego fue la bujía para cambiarle el ritmo y estirar las diferencias en el momento clave.

Una victoria bien trabajada y merecida para los pupilos de D’Antoni, quien vuelve a echar mano del banco para agregar los puntos que faltan y ganar partidos.

Con el triunfo, Lakers alcanzan el punto de equilibrio entre ganados y perdidos, 7-7, camino de su duelo de mañana en Washington ante los Wizards.