ONU supervisará planta iraní

Instalaciones se vinculan a reactor inconcluso que produciría plutonio
ONU supervisará planta iraní
El director general del AIEA, Yukiya Amano.
Foto: authors

VIENA, Austria.— Luego de impedir el acceso a los inspectores durante dos años, Irán está invitando a la agencia de la ONU para la supervisión nuclear a unas instalaciones vinculadas con un reactor inconcluso que podría producir plutonio suficiente para fabricar dos ojivas atómicas al año.

Al anunciar la invitación el jueves, Yukiya Amano, que encabeza la Agencia Internacional de Energía Atómica, perteneciente a las Naciones Unidas, dijo que la AIEA aceptará la oferta para visitar la planta de agua pesada en la ciudad central de Arak. Su anuncio llega menos de una semana después de que Irán y seis potencias alcanzaran un acuerdo histórico.

Dijo también que su agencia se enteró por primera vez de que le encargarían supervisar el cumplimiento iraní de ese pacto mientras este se concretaba el fin de semana. Amano no proporcionó la fecha en la que la AIEA comenzará a implementar su papel bajo el acuerdo firmado en Ginebra, pero insinuó que se llevará cierto tiempo, en parte porque no se les informó con cierta anticipación para que se prepararan.

La invitación para el 8 de diciembre no forma parte del acuerdo entre las seis potencias, en el cual Irán se obliga a congelar su programa nuclear durante seis meses a cambio de un alivio limitado en las sanciones económicas que enfrenta. Pero muestra que Teherán comienza a cumplir con compromisos separados de abrir las puertas a instalaciones a las que no permitía el ingreso de los inspectores de la AIEA.

El estatus de la planta de Arak ha sido uno de los obstáculos principales en las negociaciones que llevaron al acuerdo del fin de semana pasado en Ginebra.

El canciller iraní Mohammad Javad Zarif dijo el miércoles que seguirá efectuándose cierta construcción en Arak. Cuando queden completadas, las instalaciones allí tendrían la capacidad de producir plutonio que podría ser empleado para la fabricación de armas nucleares, aunque Irán insiste en que su programa solo tiene propósitos pacíficos como la producción de electricidad, así como para investigación científica y médica.

Se tiene pensado concluirlo el año próximo, un plazo que los expertos consideran demasiado ambicioso.

Jen Psaki, portavoz del Departamento de Estado en Washington, dijo que los comentarios de Zarif no constituyen una violación del acuerdo, aunque Irán se comprometió a congelar los avances en esas instalaciones.

La decisión de Teherán de autorizar el ingreso de los inspectores a la planta de Arak fue anunciada por Amano a la junta directiva de la AIEA, integrada por 35 naciones. Ello les permitirá a los inspectores tener un panorama más claro de cuánto material produce la planta y otros detalles técnicos.

En el acuerdo de Ginebra las autoridades iraníes también se comprometieron a limitar su enriquecimiento de uranio. Indicaron que ya no enriquecerán ese mineral a un nivel al que sólo se requiere aplicarle un paso más para obtener la concentración necesaria que permita armar ojivas nucleares y también impedirán que crezcan sus reservas de uranio enriquecido a bajo nivel.

Un alto funcionario iraní dijo el jueves que Irán incrementará su enriquecimiento de uranio a nivel reducido. Alí Akhbar Salehi, director de las operaciones nucleares en Irán, declaró a la agencia noticiosa IRNA que los centrifugadores utilizados anteriormente para el enriquecimiento a alto nivel serán ajustados para que lo produzcan a nivel bajo.

No proporcionó más detalles. El acuerdo no le prohíbe a Irán producir más uranio enriquecido, sino que solo estipula que todo el material nuevo debe ser convertido en óxido, que es difícil de reconvertir.