Pistolero se entrega y rehenes sobreviven en Inglewood

El sospechoso de tirotear a la Policía y retener a dos mujeres en una casa, se entregó a las autoridades tras 8 horas
Pistolero se entrega y rehenes sobreviven en Inglewood
Durante 8 horas, autoridades rodearon la vivienda donde se atrincheró un hombre con rehenes luego de disparar a la policía.
Foto: Imagen tomada de un video de Univision

En horas del mediodía del miércoles, agentes de la policía de Inglewood que respondieron a un caso de abuso doméstico, fueron tiroteados. El hombre que hirió de bala a un policía y se parapetó en una casa con dos rehenes, se entregó luego de más de 8 horas y los rehenes están a salvo, dijeron las autoridades el miércoles.

El teniente Mark Fried, de la Policía de Inglewood, le dijo al Daily Breeze que el hombre de 45 años se entregó el miércoles a eso de las 9:15 de la noche y que los dos rehenes, su novia y la hija de 14 años de ella, están sanas y salvas.

El chaleco blindado de uno de los policías paró el proyectil, y el oficial fue llevado a un hospital en buenas condiciones, “pero con mucho dolor”, dijo el capitán James D. Madia. El agente fue transferido más tarde a otro hospital.

Reportes de una disputa familiar motivaron que la policía acudiese a la casa alrededor de las 12:30 pm, dijeron las autoridades. Algunos testigos dijeron que una niña de 14 años salió gritando de la casa y fue llevada a rastras adentro de nuevo.

Un hombre en la casa disparó contra los policías “antes de que éstos llegasen a la puerta”, dijo Madia.

Los agentes dispararon, y un video transmitido por KABC-TV capturó el sonido de más de una decena de disparos e imágenes de los policías alejándose de la casa a la carrera.

Esther Frazier, que vive frente a la casa, dijo que estaba horneando un pastel para el Día de Acción de Gracias cuando escuchó una conmoción y salió a la calle, y fue cuando vio a policías golpeando la puerta de la casa. Regresó a su cocina a apagar el horno y entonces escuchó los disparos.

“Hubo tantos disparos, Dios mío, como si estuvieses en una zona de guerra”, le dijo al periódico Los Angeles Times. “Una bala entró por el mosquitero de la puerta”.

“Estoy muerta de miedo, en el suelo”, dijo por teléfono.

Luego que el policía fuese baleado, una policía que trataba de ayudarle se cayó y se lesionó levemente.

“La policía comenzó a correr por la avenida. Se cayó delante de nosotros… y ellos la cargaron sobre los hombros como una bolsa y se la llevaron”, le dijo la testigo Kimberly Edwards a KABC-TV.

La agente fue tratada en un hospital y dada de alta.

Con información de AP