Oportunidad para el DWP

El anuncio de que el director del Departamento de Agua y Energía (DWP), Ron Nichols, dejará próximamente su cargo abre la oportunidad para los cambios necesarios en la controvertida agencia municipal.

La efectividad de Nichols al frente del DWP estaba seriamente comprometida por su dificultad para lidiar con el sindicato de la Local 18 del IBEW. La gota que colmó el vaso fue su incapacidad para obtener la documentación solicitada por el contralor municipal sobre el destino de 40 millones de dólares de dos organizaciones internas sin fines de lucro. Esa misma actitud del sindicato hizo que el contralor Ron Galperin emitiera una citación judicial para el líder laboral Brian D’Arcy.

Al mismo tiempo, la presión sobre Nichols se acentuó ante las fallas del nuevo sistema computarizado de facturación que condujo a cerca de 70 mil cobros incorrectos causando numerosos problemas para los usuarios.

La salida de Nichols deja un vacío importante en el DWP que no termina de estabilizarse, su gestión de apenas tres años, fue la más larga en mucho tiempo. La naturaleza de la labor es compleja por exigir conocimientos en áreas de agua y energía, manejar una relación con un sindicato avasallador y atender las expectativas de los concejales y el alcalde.

La selección del nuevo director es un desafío importante por las características que debe poseer el próximo administrador y porque esa posición no debe permanecer vacante por mucho tiempo.

Esta es la ocasión para el alcalde Garcetti de cambiar la agencia. De lograr que haya un servicio eficiente de agua y electricidad al menor costo posible. Pero también redirigir la agencia de manera que los intereses de los usuarios y los contribuyentes sean una prioridad que no se pierda en la maraña de intereses en juego dentro del Departamento de Agua y Energía.