Tiene Super Bowl empuje mexicano

Vásquez y Ramírez, de Broncos de Denver, serán los encargados de proteger a Peyton Manning

ESPECIAL

MÉXICO, D.F.— La temporada récord de la ofensiva de los Broncos podría no haber sido posible sin la intervención de dos jugadores con raíces mexicanas.

La responsabilidad de proteger a Peyton Manning y de abrir huecos a los corredores Knowshon Moreno y Montee Ball recae en el guardia derecho Louis Vásquez y en el centro Manny Ramírez, quienes presumen orgullosamente su ascendencia mexicana en el equipo de Denver, en la NFL y en el Súper Tazón.

En 2013, el ataque de los Broncos fijó marca de puntos anotados en un calendario con 606, mientras que Manning impuso los récords de yardas por pase (5 mil 477) y envíos para touchdown (55) en una campaña.

En dos partidos de playoffs, Manning no ha sido detenido atrás y el ataque por tierra ha generado 120 yardas por juego.

“Mi mamá [Beatriz] es de México, mi papá [Fabián] nació y creció en Texas, pero él se siente completamente mexicano”, comentó Vásquez en un video del sitio NFL.com.

“Mis padres también son mexicanos”, agrega Ramírez, sentado a su lado en el mismo video. “Mi ma’ [Rosalinda] es de Matamoros, mi pa’ [Manuel] es de Tampico. Ambos emigraron muy jóvenes a los Estados Unidos”.

Los dos jugadores nacieron y crecieron en comunidades con una fuerte presencia de población de origen mexicano, Vásquez en Corsicana, al sur de Dallas, y Ramírez en Missouri City, en el área de Houston.

El abuelo de Louis fue boxeador amateur y su papá soñaba con tener a un campeón de boxeo en la familia.

“No tengo idea de cómo pasó esto”, declaró Fabián Vásquez, padre de Louis, a ESPN. “Yo mido 1.67 y su mamá 1.64, y tuvimos un hijo de casi 2 metros y 150 kilos. Nunca pensé que fuera a ser el padre de un jugador de la NFL”.

Ramírez afirma que jugar futbol americano ha sido una de las cosas más importantes que le han pasado.

“Para mí, fue una salida. Me dio la oportunidad de mantenerme apartado de problemas. Me dio la forma de tener una educación gratuita y una carrera”, declaró.

Por si no fuera suficientemente feliz la coincidencia de que dos jugadores de origen mexicano sean titulares en la línea ofensiva de un mismo equipo de la NFL, Vásquez y Ramírez se conocieron en el Tecnológico de Texas (Texas Tech), donde también eran parte del primer equipo de los Red Raiders, junto con receptores como Wes Welker (Denver) y Michael Crabtree (San Francisco).

Louis y Manny llevan una relación de hermanos.

“Me acababan de reclutar de la preparatoria para jugar en Texas Tech, y una vez que hablé para decirles que los iba a visitar, me dieron la noticia de que había otro mexicano en el equipo”, recordó Vásquez.

“Me presentaron a Manny y nos empezamos a llevar bien de inmediato. Desarrollamos una relación de hermanos que continúa hasta la fecha”, añadió.

Mike Leach fue el entrenador que los llevó a Texas Tech.

“Los quiero mucho y les deseo lo mejor. Louis es un talento natural y Manny es ridículamente fuerte, incluso más fuerte de lo que se ve”, afirmó Leach.

Cuando se graduaron de Texas Tech, Louis fue reclutado en la tercera ronda del Draft de 2009 por los Cargadores y Manny en la cuarta ronda de 2007 por los Leones.

“Tener a dos mexicanos jugando juntos a nivel colegial en [la Conferencia] de los 12 Grandes es algo grande, y poder decir que tuvimos éxito en ese nivel ha significado mucho”, indicó Ramírez.

Vásquez jugó 4 temporadas en San Diego antes de firmar como agente libre con los Broncos en 2013 y Ramírez jugó 4 años en Detroit previo a su firma con Denver en 2011.

Ambos asumieron la titularidad en los Broncos para la temporada 2013, Louis desde su arribo al equipo y Manny cuando Dan Koppen se lesionó la rodilla en el campo de entrenamiento.

Ramírez opina que Vásquez es uno de los mejores linieros ofensivos de la NFL.

“Si Louis logra retenerte, la jugada básicamente terminó para ti. Su extensión de brazos es sorprendente y tiene un enorme balance. Es un liniero ofensivo completo”, indicó.