La nueva temporada de Fútbol para Todos marcada por la polémica

La nueva temporada del Fútbol para Todos, que comenzará hoy, se ha convertido en una complicación añadida para el Gobierno argentino en medio de la polémica por la defensa de dirigentes próximos al oficialismo de la utilización política de las retransmisiones deportivas.
La nueva temporada de Fútbol para Todos marcada por la polémica
Después de cuatro años, el Gobierno se había planteado cambios en la retransmisión de los partidos de la primera división del fútbol argentino en la televisión pública. EFE/Archivo

Buenos Aires, 7 feb (EFE).- La nueva temporada del Fútbol para Todos, que comenzará hoy, se ha convertido en una complicación añadida para el Gobierno argentino en medio de la polémica por la defensa de dirigentes próximos al oficialismo de la utilización política de las retransmisiones deportivas.

Después de cuatro años, el Gobierno se había planteado cambios en la retransmisión de los partidos de la primera división del fútbol argentino en la televisión pública.

Luego de la gestión con algunas de las más importantes productoras del país, el Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, había pactado una renovación de la imagen del Fútbol para Todos, que se había convertido en blanco de objeciones públicas por sus costos y por su instrumentación como propaganda política.

La nueva imagen de la temporada incluía un acuerdo con el empresario televisivo Marcelo Tinelli, uno de los más populares conductores de televisión y, hasta hoy, con buenas relaciones con el kirchnerismo.

Sin embargo, a sólo horas del comienzo del torneo, La Cámpora, la organización kirchnerista impulsada por Máximo Kirchner, primogénito de la presidenta, Cristina Fernández, cuestionó a la nueva dirección del proyecto y generó un enfrentamiento que derivó en la caída de Tinelli antes de su estreno en pantalla.

“Fútbol para Todos no está para hacer plata, está para hacer política”, lanzó en medio de la polémica la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, muy próxima al kirchnerismo.

Una declaración que desató un aluvión de críticas y expresiones de solidaridad con Tinelli en las redes sociales.

“Gracias a todos por las muestras de apoyo. Estoy muy bien, tranquilo y esperando para comenzar el programa. Lamento todo esto que ocurrió porque fui convocado para hacer algo que evidentemente no se podía hacer. Me di cuenta tarde”, expresó Tinelli en su cuenta de Twitter.

El conflicto ha blanqueado las graves diferencias internas del Gobierno argentino y la división entre quienes promueven una renovación y las estructuras reticentes a los cambios.