Calderón se declara no culpable de fraude y lavado de dinero

El senador estatal pasó sólo 5 horas detenido tras entregarse al FBI. Salió libre bajo una fianza de $50,000 dólares
Calderón se declara no culpable de fraude y lavado de dinero
Calderón esta tarde se declaró no culpable de todos los cargos que se le imputan, entre ellos el de lavado de dinero y el de aceptar sobornos.
Foto: Archivo



El senador estatal de California, Ron Calderón, pasó sólo cinco horas detenido luego de entregarse esta mañana a las autoridades federales para enfrentar las acusaciones de corrupción pública.


La Fiscalía Federal y los abogados defensores de Calderón llegaron a un acuerdo para liberarlo bajo una fianza de $50,000 dólares.


Calderón fue presentado esta tarde en un juzgado federal esposado de pies y manos a la cintura.


Calderón se declaró no culpable de todos los cargos que se le imputan, entre ellos el de lavado de dinero y el de aceptar sobornos.


La jueza Suzanne Segal ordenó la liberación del senador estatal y fijó como fecha tentativa para iniciar el juicio el 22 de abril.

El viernes pasado, después de cinco años de investigaciones, las autoridades federales encausaron al senador estatal, a su hermano, Tom, y a uno de sus supuestos cómplices, por 24 cargos criminales que incluyen fraude, sobornos, conspiración para lavar dinero y recibir dinero a cambio de modificar leyes.

De ser encontrado culpable, Ron Calderón enfrentaría una sentencia máxima de 400 años en prisión.

Su hermano y ex asambleísta estatal, Tom Calderón, se entregó el jueves pasado a las autoridades. Él enfrenta cargos de conspiración de lavado de dinero y siete cargos de lavado de dinero. Si es encontrado culpable enfrenta una sentencia máxima de 160 años.

El fiscal de Estados Unidos del Distrito Central de California, André Birotte Jr. explicó que el senador Ron Calderón supuestamente prometía utilizar su oficina y sus influencias para ofrecer favores políticos que se traducían en apoyo a leyes especial o créditos para impuestos. Su hermano, Tom, presuntamente se encargaba de lavar el dinero a través de una organización sin fines de lucro llamada Californians for Diversity.

Las acusaciones en contra de Ron Calderón señalan que el senador aceptó aproximadamente $100 mil dólares en sobornos, así como boletos de avión, cenas gourmet y viajes a campos de golf de lujo. A cambio, Calderón apoyaba o se oponía a legislación que beneficiara a sus supuestos corruptores.

A veces, Calderón iba más allá al tratar de convencer a otros legisladores de votar como él lo haría, alega la investigación federal.

El caso salió a luz en el 2013 cuando agentes encubiertos del FBI le ofrecieron a Calderón dinero a cambio de reducir los impuestos a compañías independientes de cine. Como parte de ese supuesto acuerdo, su hija recibiría $3,000 dólares mensuales por un trabajo que él sabía ella no haría, y $5,000 dólares irían para pagar la colegiatura de su hijo.

Las autoridades han establecido que la corrupción y el soborno a Ron Calderón inició cuando supuestamente aceptó dinero de Michael Drobot, antiguo dueño del Hospital Pacific en Long Beach, para que apoyara leyes que evitaran reformas al sistema de compensación médica para trabajadores.

Según la investigación del FBI, el Hospital Pacific de Long Beach cobró $500 millones de dólares en cirugías y referencias médicas fraudulentas.

Como parte de un acuerdo con las autoridades federales, Drobot adminitó que él sobornó a Ron Calderón a cambio de que evitara la aprobación de una ley que obligaría a reportar las cirugías de espalda.