Regístrese en el seguro médico

Los latinos necesitan inscribirse en la Ley de Cuidado de Salud (ACA) y la ley necesita que se inscriban más latinos a la expansión de cobertura médica.

Este no es un juego de palabras, sino una realidad indiscutible. La comunidad hispana es el grupo demográfico con la mayor proporción de gente sin seguro médico. Al mismo tiempo, esta cantidad de gente tan numerosa, y con un promedio de edad más joven que el estadounidense común, es necesaria para aportar el equilibrio de clientes que permite el funcionamiento de un plan de cobertura médica.

Esta combinación de intereses es la que permite que haya esfuerzos colectivos para informar, como el foro realizado ayer en la Casa Blanca por ImpreMedia, Telemundo y Univision junto al presidente Obama.

La campaña informativa es vital para eliminar percepciones y desmentir aseveraciones políticas más interesadas en ganar réditos políticos electorales que en proveer una cobertura médica a la mayor cantidad de gente posible.

Es necesario repetir una y otra vez, por ejemplo, que la inscripción de un niño no pone en peligro a sus padres indocumentados ni a nadie en el hogar que no tenga papeles.

Hay que aprovechar esta oportunidad para obtener un seguro médico, especialmente cuando hay deducciones impositivas y subsidios para poder pagarlo.

El ACA va a permitir el acceso a la medicina preventiva a tratamientos, a la compra de remedios y evitará —para los que son documentados— la pesadilla de usar la sala de emergencia como único recurso en caso de enfermedad.

Finalmente no hay que hacer caso a quienes por motivos políticos quieren que el “Obamacare” fracase asustando a los latinos de sus efectos. Ante estos argumentos la comunidad latina sabe que al final del día es mejor tener seguro médico que no tenerlo, en un momento de enfermedad o ante un accidente. Ahí es donde termina la politiquería y comienza la realidad.

Queda un mes de registro para la cobertura médica. ¡Aprovéchelo! Los hogares latinos conocen muy bien el drama de una enfermedad —o accidente que puede perjudicar a cualquiera sin importar su edad— y los costos materiales exorbitantes o el precio humano de una atención tardía. Si usted o su familia califica para el ACA: ¡Regístrese ya!