Activistas de Illinois dudan de iniciativa sobre deportaciones

Organizaciones reclamaron al presidente Barack Obama la presentación de una orden ejecutiva que detenga de inmediato el proceso
Sigue a La Opinión en Facebook
Activistas de Illinois dudan de iniciativa sobre deportaciones
Para los activistas proinmigrantes, la discreción en cuanto a deportaciones a indocumentados que no constituyen una amenaza "ha sido un fracaso".
Foto: Archivo

Chicago – El compromiso del presidente estadounidense, Barack Obama, de revisar la política de deportaciones para aplicar la ley de una forma “más humana” fue recibido con mucha cautela por parte de organizaciones proinmigrantes de Illinois.

“En teoría suena muy bien, pero tenemos que ser muy cautelosos porque el Presidente ya lo ha dicho otras veces”, declaró hoy a Efe José Luis Gutiérrez, director asociado de la Alianza Nacional de Comunidades Caribeñas y Latinoamericanas (NALACC).

En su opinión, la discreción procesal para indocumentados que no constituyen una amenaza social “ha sido un fracaso” y, en lugar de beneficiar a unas 300,000 personas sin antecedentes graves, tal y como se esperaba, “los resultados indican que solamente han sido unos miles”.

“Lo que Obama necesita hacer de inmediato es detener las deportaciones con una orden ejecutiva e iniciar un diálogo con la comunidad inmigrante mientras se negocia la reforma migratoria“, expresó.

“No podemos olvidar que el presidente nos ha fallado, que han sido puras promesas”, agregó Gutiérrez.

Por su parte, el director político de la Coalición de Illinois para los Derechos de Inmigrantes y Refugiados (ICIRR), Artemio Arreola, consideró que el anuncio del Presidente “es un paso importante”.

“Pero él ya sabe lo que tiene que hacer, tiene a su disposición todos los estudios y análisis de lo necesario para aliviar el sufrimiento de las familias separadas por las deportaciones“, expresó.

El activista sospecha que podría tratarse de un “juego político” y aseguró que la coalición mantendrá la presión sobre la Casa Blanca y el Congreso.

“Queremos ser enfáticos y claros, luchamos por la reforma migratoria y no vamos a esperar sentados el resultado de las gestiones ordenadas ahora por el Presidente al secretario de Seguridad Nacional (Jeh Johnson)”, afirmó.

Tras una reunión de Obama con congresistas hispanos, la Casa Blanca anunció en la noche del jueves que han pedido a Johnson que presente un informe de las políticas de deportaciones para ver cómo se puede aplicar la normativa “de una forma más humana”, siempre dentro de los límites de la ley.

El mandatario estadounidense expresó, asimismo, su “profunda preocupación” por la separación familiar que implican las deportaciones y subrayó su compromiso para presionar a la oposición republicana con el objetivo de que salga adelante cuanto antes su prometida reforma migratoria.