Mató de 65 puñaladas a su mejor amiga y no irá a prisión

"Las cosas siempre pasan por algo” lee uno de los “tweets” más recientes de Erandy Elizabeth, quien asesinó a Anel Báez porque había publicado en Facebook fotos suyas desnuda
Mató de 65 puñaladas a su mejor amiga y no irá a prisión
Anel Báez, a la izquierda, llegó a escribir que amaba como hermana a Erandy Elizabeth (derecha) y que gracias a ella era feliz.
Foto: Facebook

“Yo también tengo mi verdad” publica la joven mexicana Erandy Elizabeth en la red social Twitter, replicando a quienes “la juzgan” porque el 19 de marzo asesinó de 65 puñaladas a la que en algún momento fue su mejor amiga, su hermana, Anel Báez.

El motivo para el horrendo crimen, según la joven de 16 años confesó a las autoridades en México, fue vengarse porque hacía un tiempo -sin su consentimiento- Anel había publicado en Facebook unas fotos suyas en las cuales aparecía desnuda.

En publicaciones que ya retiró de su cuenta en la red social Twitter, Erandy Elizabeth le había declarado a su mejor amiga que iba a sepultarla “antes de que pase este año” e incluso le había adelantado que, en su cabeza, “te he matado al menos tres veces”. Pero Anel Báez tenía que quererla mucho o tal vez pensó que esos mensajes eran exagerados -medio en broma medio en serio- como tantos que a diario se leen en las redes sociales. Así que el pasado 19 de marzo recibió a Erandy Elizabeth en su casa, localizada en Guamúchil, Sinaloa, para arreglar todos los problemas que habían congelado su amistad.

En señal de dulce paz, ésta llegó con dos mantecados los cuales iban ingiriendo mientras daban rienda suelta al diálogo. Qué pasó, quién dijo qué, cuál fue el problema sin solución, sólo Erandy Elizabeth lo sabe, pero ese “algo” la llevó a salir de la habitación, fingiendo que se dirigía al baño. Donde se detuvo fue en la cocina y se armó de un cuchillo con el cual regresó a dar muerte a Anel. Forenses dieron cuenta de al menos 65 puñaladas en el cuerpo inerte de la joven de 16 años.

Tras dejarla sin vida, Erandy Elizabeth se marchó a su hogar. A los pocos días, cuando de estricto negro acudió al funeral de Anel, las autoridades la detuvieron. La menor de edad confesó, tal vez sabiendo que no cumpliría ni un día de cárcel. Por ley, sólo puede ser internada y no más de 7 años. Osea, que a los 23 años regresaría a la libre comunidad.

Familiares y amigos de Anel han marchado exigiendo a las autoridades un castigo mayor para Erandy Elizabeth, quien esta semana pudiera conocer su destino. Hasta el momento, no asoma ningún cambio. Y mientras los dolientes desesperan, la asesina confía en su verdad y en sus fuerzas, según publica en Twitter: “Yo hago lo imposible, porque lo posible lo hace cualquiera”.