Familias centroamericanas son detenidas en gran número en la frontera

Tras ser liberadas por CBP, organizaciones locales las ayudan a reunirse con parientes que tengan en EEUU

Familias hondureñas, guatemaltecas y salvadoreñas con hijos menores de edad -generalmente padres o madres con niños- también están llegando a Estados Unidos en grandes números, principalmente por la zona del Río Grande, en Texas, donde también se ha visto un mayor flujo de menores que vienen solos.

Cuatro vuelos con 135 personas cada uno han llegado de McAllen a El Paso en los últimos dos sábados, para un total de 540 personas, en su mayoría mujeres con niños menores de edad, donde refugios y organizaciones locales los están asistiendo para que lleguen con familiares o amigos en Estados Unidos, confirmaron este lunes fuentes de la Agencia de Protección Fronteriza (CBP).

A diferencia de lo ocurrido en Arizona, donde CBP dejó a familias en una estación de autobuses Greyhound, en Texas, las autoridades federales contactaron a organizaciones locales en busca de ayuda para darles refugio temporal.

Rubén García, director de Annunciation House, una organización sin fines de lucro de ayuda al migrante ubicada en El Paso, a diez cuadras de la frontera, dijo en una entrevista con La Opinión que la semana pasada su organización ayudó a 270 personas enviadas en avión a esta ciudad por la Agencia de Control de Fronteras y Aduanas (CBP) a reunirse con sus familiares en diversos puntos del país.

“Cien por ciento de ellos tenía familia o amigos en el interior de Estados Unidos y se les asistió con sus planes de viaje, principalmente por autobús. Hacia el pasado jueves todos los que llegaron la semana anterior se habían ido de aquí”, dijo García, explicando que se trata principalmente de “mujeres y niños” de los tres países de Centroamérica.

Indicó que el sábado pasado llegó otro avión con familias y que en este momento los estaban ayudando de la misma manera.

Estas organizaciones actúan como intermediarios para ofrecer vivienda y asistencia temporal a estas familias mientras se reúnen con familiares.

LEA MÁS SOBRE NIÑOS MIGRANTES

Los grupos familiares que están llegando y que están siendo liberados bajo libertadad condicional son transferidos a El Paso en avión desde la estación de CBP en McAllen, que es donde procesan a los recién llegados.

“CBP en El Paso asiste en el procesamiento de individuos, particularmente familias, que están siendo arrestadas en el sur de Texas. Luego algunos de ellos están pasando a manos de ICE”, dijo en un comunicado Virginia Kice, portavoz de esta agencia.

De acuerdo a las autoridades, las familias son puestas en proceso de deportación, pero son liberadas y luego deben reportarse a una oficina de ICE cerca de su destino. Fuentes federales indicaron que los casos serán manejados “de acuerdo a las prioridades”.

Agentes de CBP en el sector McAllen, ahora conocido como Sector del Rio Grande, patrullan 53 millas de la frontera en esa zona, y este es el sector donde está ingresando la mayoría de los menores y familias centroamericanas, según las estadísticas proporcionadas por las autoridades en días recientes. ICE tiene un centro de detención para familias en Pennsylvania, pero no tiene otros centros para colocar a familias con hijos menores. La ley actual impide que sean colocados en centros de detención regulares.

Fuentes de DHS indicaron que cada inviduo se procesa, se le toman huellas y otros datos biométricos y se inicia un proceso de deportación. Sin embargo, se permite su liberación mientras este proceso ocurre.