Hasta los ataúdes escasean en Venezuela

En este país los muertos tampoco escapan de la crisis por la falta de productos básicos
Hasta los ataúdes escasean en Venezuela
Algunas funerarias han pedido a los clientes que cremen a sus muertos para que el ataúd sea solo usado durante el velorio y pueda ser "reciclado".
Foto: Getty

En Venezuela la escasez de productos básicos no sólo afecta a los vivos, ahora hasta los difuntos no tienen dónde ser enterrados por el grave desabastecimiento de materias primas para fabricar los ataúdes.

Varias agencias locales informaron esta semana que las empresas que hacen los féretros han tenido que reducir la producción entre un 20% y un 30%.

La materia prima que más escasea, y que está provocando grandes dificultades para fabricar los ataúdes, son las láminas de metal.

Y a pesar del problema, las autoridades chavistas no se han referido todavía esta parte de la crisis general que está provocando la escasez de productos.

Agencias han informado que funerarias están alentando a los clientes a realizar proceso de cremación, para que así el ataúd sea solo usado durante el velorio y pueda ser “reciclado”.

Esto ha provocado que las cremaciones en el Cementerio del Este de Caracas hayan subido un 50% en los últimos meses, a 12 por día en vez de las ocho que se realizaban previamente, de acuerdo a un empleado del lugar.

En el último año la inflación en Venezuela se ha situado en torno al 60% y con ella ha empeorado la falta de productos básicos como el papel higiénico y de periódicos en Venezuela.

LEE MÁS SOBRE LA ESCASEZ DE ALIMENTOS

Desde 2013 la merma en la entrega de las divisas oficiales ha ocasionado la suspensión de suministros de materias primas, equipos y repuestos desde el exterior, lo que ha llevado a la paralización de la producción en algunas empresas generando problemas de desabastecimiento.

Venezuela ha registrado en los últimos siete años la mayor tasa de inflación de la región a pesar de tener control de precios y de cambios desde el 2003.

La existencia de estantes vacíos en los mercados y farmacias de la capital se hace cada vez más palpable mientras se observan en algunos grandes supermercados largas filas de personas comprando todo tipo de productos que logran conseguir luego de visitar varias tiendas y de varios días de búsqueda.