¿Amor o adicción al trabajo?

Hacer la diferencia entre estas dos circunstancias puede ayudarte a lograr un saludable equilibrio entre tu vida personal y tu ocupación.
¿Amor o adicción al trabajo?
La adicción al trabajo te impide disfrutar del descanso y de actividades recreativas.
Foto: Shutterstock

En la mañana se te hace tarde para llegar al lugar donde realizas tus actividades laborales, los ojos te brillan cada vez que hablas de tus proyectos y buscar por todos lados cursos de capacitación para crecer y aprender más de eso que te apasiona. Incluso, hay veces en las que tu trabajo se convierte en una prioridad en tu vida, al grado de anteponerlo a tu vida personal, pues quieres dedicarte en cuerpo y alma a lo que te ocupa.

Si te identificas con este escenario, es posible que también hayas recibido múltiples críticas y hasta la recomendación de cuidar la forma en que te relacionas con tu actividad, pues temen que seas una adicta al trabajo, aunque la verdad es que en tu ambiente eres como un pez en el agua y pocas cosas te hacen tan feliz como tu trabajo.

Ese placer por entregarte plenamente a tu trabajo se conoce como culto al trabajo y a diferencia de la adicción al trabajo, se asume con una actitud y asociación objetiva, tal como lo explica Luis Arciniega, investigador de psicología laboral del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Una persona que tiene culto por su trabajo lo ubica en el primer o segundo lugar de prioridades en su vida, pero esto no significa que deje de tener otras actividades o que descuide a sus seres queridos, sino que busca el equilibrio y la mayoría de la veces llega a pedir apoyo para que pueda combinar todo. También tiene la capacidad de mover sus prioridades, es decir, ama a su trabajo, pero si su madre o hijo enferma, no tiene inconveniente en abandonarlo para atender a sus familiares”, dice el experto.

El amor por el trabajo no es producto de la casualidad, tiene una estrecha relación con el hecho de que hayas elegido bien tu área de desarrollo. Por ejemplo, alguien que estudió medicina con la convicción de que realmente era su pasión, amará lo que hace, disfrutará hacerlo y dedicar todo el tiempo que le sea posible a practicarlo.

“Pero también es algo que se aprende, generalmente quienes tienen esa devoción por su trabajo es porque crecieron en un entorno donde se veía como un verdadero bien y se le tenía respeto”, afirma Luis Arciniega.

Si bien se puede considerar un privilegio estar seguro de qué es lo que más se anhela en la vida y disfrutar de hacerlo, también lo es que cuando uno está tan comprometido con su labor, corre el riesgo de postergar eventos importantes en la vida, como la maternidad, unirse en pareja, por lo que el especialista recomienda mantenerse muy atentos en este sentido y evitar así tomar decisiones equivocadas.

También se presentan ocasiones en las que es necesario tomar una decisión entre la familia y el trabajo, no necesariamente porque haya que renunciar a algo, sino que puede ser debido a que te ofrezcan la oportunidad de cambiar el lugar de residencia, invertir más tiempo en tu preparación, lo que te colocaría en una encrucijada. Por eso, el especialista recomienda los siguientes consejos:

  • Coloca sobre la balanza los pros y los contras de la situación.
  • Cerciórate de conocer si hay alternativas más flexibles para que puedas adaptarte a ellas.
  • Valora qué es lo más importante para ti en el momento de vida en el que te encuentras y crea una visión de qué te imaginas que estarás haciendo en los próximos 2 años.
  • Toma como punto de comparación tus experiencias pasadas y los aprendizajes obtenidos en ellas para lograr una decisión más equilibrada.
  • Comenta el caso con tus seres queridos, escucha sus sugerencias y evalúa las posibilidades de obtener de ellos un apoyo justo.

Se puede ser exitoso en todos los campos de la vida y al mismo tiempo, sólo se trata de que no pierdas de vista lo importante que es conservar esa sensación de bienestar cuando realizas tu trabajo sin perderte los mejores momentos en familia y la capacidad de desarrollarte en otros campos. Esto en conjunto te convierte en una persona plena, comprometida y feliz.

Colaboración de Fundación Teletón México

“El compromiso es una decisión, no un acto obligado”

Bojorge@teleton.org.mx