Jazz, también para latinos

Buscan atraer hispanos a festival musical local

Los sonidos de trompetas, saxofones y clarinetes inundaron desde ayer el sur de Los Ángeles cuando arranque la 19 edición del Festival de Jazz de la Avenida Central, que este año contará con un importante aporte de músicos hispanos y certificará el creciente interés que despierta este evento entre la población latina.

De acuerdo a la organización, en las últimas dos décadas se ha podido observar durante la celebración de este festival, un reflejo de la larga conexión que mantiene la ciudad con este género musical, la visita de inmigrantes hispanos a la avenida Central, de mayoría afroamericana.

“Queremos preservar la tradición de esta zona, por eso este año hemos hecho un esfuerzo para llegar a los latinos y asegurarnos de incluirlos y seguir creciendo como comunidad”, manifestó a EFE el concejal de la ciudad Curren Price.

Los organizadores quieren que en legendarios escenarios como el Hotel Dunbar, que en su momento albergó actuaciones de leyendas como Billie Holiday, Louis Armstrong y Lionel Hampton, atraiga a oyentes latinos.

De igual modo, los organizadores han convocado a músicos como Francisco Torres, uno de los latinos con más proyección y galardones dentro de este genero musical.

Oriundo de Sonora (México), Torres afirma que Los Ángeles es su casa y la Avenida Central su inspiración, un motivo que permite que su actuación en este festival, y ante un público hispano, constituya una de sus mayores recompensas como músico.

A la lista de invitados latinos se une Bobby Rodríguez, un trompetista con un doctorado en música y un modelo para muchos jóvenes que provienen de familias humildes. Rodríguez nació y creció en el Este de Los Angeles y, pese a las adversidades, comenzó a tocar trompeta a los 10 años, hasta convertirse en un icono del jazz.

“Si el Dr. Bobby puede hacerlo, tú también puedes” es el lema con el que Rodríguez quiere inspirar y promover la música entre los residentes de la Avenida Central, un área en la que viven familias de obreros y trabajadores.

Los asistentes al festival, que concluirá hoy domingo y espera recibir a más de 35 mil visitantes, podrán escuchar también a la banda de la escuela primaria Quincy Jones, centro educativo apoyado por el galardonado productor y que aboga por una educación artística con énfasis en el jazz.

Además de conciertos gratuitos, el festival ofrecerá también una feria de salud que brindará orientación y exámenes médicos para todos en inglés y español.

“Necesitamos seguir construyendo nuestra comunidad, llena de oportunidades y esperanzas. Tomando como ejemplo el jazz, que logró un lugar en la música, nosotros también podemos hacerlo”, aseguró Price.