Terremoto deja 200 muertos

El sismo de 6.5 grados afectó una zona de la provincia Yunnan, en China

PEKIN.— Un fuerte terremoto de 6.5 grados en la escala abierta de Richter afectó ayer a una zona remota de la provincia de Yunnan, en el suroeste chino, y dejó 221 muertos, más de cien desaparecidos y unos 1,400 heridos.

El terremoto, el peor que sufre Yunnan en 14 años, se produjo a las 4:30 p.m. hora local con el hipocentro a unos 12 kilómetros de profundidad y el epicentro en el condado de Ludian, un territorio que tiene 439 mil habitantes y que pertenece a la ciudad de Zhaotong.

La zona afectada por el sismo es al parecer un aérea agrícola alejada, con viviendas vulnerables y antiguas.

El terremeto se llegó a sentir en otras zonas, como las ciudades de Kunming, la capital provincial, o Chongqing, Leshan y Chengdu, en la provincia vecina de Sichuan.

Las autoridades han enviado 2,500 militares y más de 700 policías y bomberos que forman equipos de rescate, con los que trabajan también una docena de perros que tratan de encontrar supervivientes entre los escombros a pesar de la lluvia que cae en Ludian y que dificulta la tarea.

Además, el Ejecutivo ha transportado 2,000 tiendas de campaña, 3,000 camas plegables, 3,000 mantas y 3,000 abrigos a la región, más otros productos básicos que ha llevado la Cruz Roja de China.

En el condado de Ludian, los servicios de comunicaciones y electricidad han sido restablecidos después de estar todo el día cortados, mientras que el transporte ya ha podido ser restablecido en este condado y en las conexiones con otros.

No obstante, la carretera que llega hasta la aldea donde se registró el epicentro, en el condado de Ludian, sigue cortada, aún dañada por un corrimiento de tierras anterior al terremoto de ayer.

En fotos de internet se aprecian viviendas derruidas y calles sin asfaltar sepultadas.

Un estudiante universitario, Mao Hao, que trabaja como voluntario en las tareas de rescate en la zona del epicentro, explicó a Xinhua cómo vio numerosos cuerpos enterrados bajo los escombros y cómo ayudó a unas cuarenta de personas a salir de viviendas derruidas.

“Sinceramente, es una pena que no tuviéramos tiempo de ocuparnos de los cuerpos. Necesitamos concentrarnos en las personas con vida”, señaló el joven

Una residente de Ludian aseguró a Xinhua que sintió “una fuerte sacudida en mi piso, en una quinta planta, y algunos objetos pequeños empezaron a caer de las estanterías.”

La mayoría de la gente salió de sus viviendas corriendo hacia la calle, señaló la mujer, mientras otro testigo indicó que sintió como si “navegara en un barco” cuando conducía su coche durante el temblor.

El sismo se produjo pocas horas después de que otro de 5 grados en la escala de Richter que afectó a la región occidental del Tíbet, sin que en este caso se hayan informado de víctimas.

Zhaotong está a 300 kilómetros de Kunming, la capital provincial, donde en septiembre de 2012 un seísmo de 5,7 grados causó más de 80 muertos e hirió a más de 800 personas.

El suroeste es una zona de frecuente actividad sísmica y, en esta época del año, también sufre intensas lluvias que el pasado mes causaron serias inundaciones y corrimientos de tierra.

El peor terremoto que recuerdan los residentes del suroeste chino en los últimos años es el que azotó la provincia de Sichuan en 2008, donde decenas de miles de personas perdieron la vida, muchos de ellos niños que quedaron enterrados en escuelas que se vinieron abajo debido a que sus estructuras no estaban preparadas para sismos.