Intimidad y glamour en el adiós a la comediante estadounidense Joan Rivers

Estrellas del mundo del cine, la televisión y la comedia se acercaron a homenajear en Nueva York a la humorista Joan Rivers, fallecida el pasado jueves a los 81 años. Fue un evento íntimo pero no faltó el brillo de la fama.
Sigue a La Opinión en Facebook
Intimidad y glamour en el adiós a la comediante estadounidense Joan Rivers
Melissa Rivers en el funeral de su madre

Familia, amigos y caras conocidas del mundo de la televisión, el cine y la comedia le dieron su adiós a Joan Rivers en el funeral celebrado en honor de la comediante este domingo en Nueva York, Estados Unidos.

La presentadora y humorista, que falleció el pasado jueves, escribió en 2012 que quería que su funeral fuera “un evento a la altura del mundo del espectáculo”.

Rivers murió una semana después de sufrir una parada cardiorrespiratoria mientras se sometía a una intervención médica de rutina. Tenía 81 años.

Entre los asistentes al funeral se pudo ver a su hija Melissa Rivers y su nieto Cooper, al locutor de radio Howard Stern, la actriz Sarah Jessica Parker, el millonario Donald Trump, la comediante Kathy Griffin y la estrella cinematográfica Whoopi Goldberg.

Fans de Rivers y periodistas también se congregaron en las afueras del templo Emanu-El, en Manhattan.

Otros asistentes al funeral fueron la excompañera de Rivers en el programa Fashion Police Kelly Osbourne, los actores Alan Cumming y Tommy Tune, el productor musical Clive Davis y los diseñadores de moda Carolina Herrera y Michael Kors.

También se acercaron a presentar sus respetos personalidades de la televisión estadounidense como Barbara Walters, Geraldo Rivera, Diane Sawyer, Kathie Lee, Hoda Kotb y Andy Cohen.

Sobre los planes para su funeral, la ácida Rivers escribió en 2012: “¡Quiero paparazzi y publicistas montando el escándalo! Quiero que sea un acto típico de Hollywood. No quiero a un rabino hablando de forma dispersa, quiero a Meryl Streep llorando en cinco acentos diferentes”.

Lea también: Algunos de los mejores chistes de la ácida Joan Rivers

Se revelaron pocos detalles de la ceremonia en sí.

Los admiradores de la comediante se congregaron detrás de unas barreras. “La seguí desde mi infancia”, le dijo a la agencia Reuters Sharon Herstein, de Nueva York. “Me hizo reír. Su éxito impulsó a las mujeres a través de todos los sectores de la industria”.

Max Buccini, de 30 años, señaló: “Lo que hizo por la comunidad homosexual tuvo un gran impacto y fue muy generoso. Siempre cumplía, conocía a su público. Era una pionera en el mundo del entretenimiento y marcó tendencias”.

Mientras tanto, en lo que se ha calificado como su última entrevista, concedida al diario The Sunday Times, Rivers dijo que le había dado a su hija Melissa instrucciones estrictas sobre las personas no bienvenidas a su funeral pero no especificó quién estaba en la lista.

La comediante también explicó en aquella entrevista que había preparado a su hija Melissa para su muerte. “¡Dios mío, estoy en mis 80 y tantos!”, dijo. “Cuando me muera, nadie va a decir ‘¡qué joven!’. Dirán ‘¡tuvo una gran vida!”.

Después de su muerte, los homenajes a Rivers llegaron en aluvión desde personalidades como David Letterman, Whoopi Goldberg y el príncipe Carlos, quien alabó “su imparable sentido del humor y enorme placer por la vida”.

El rabino Joshua M. Davidson, quien está a cargo del servicio religioso, dijo en un comunicado: “Hacemos el duelo con su famlia, amigos y los millones de personas a los que les ofreció risas y alegría”.

Rivers se quedó sin respiración durante una intervención de las cuerdas vocales en una clínica el pasado 28 de agosto. La oficina del forense de la ciudad de Nueva York declaró que tras una investigación preliminar se harán más pruebas para establecer la causa de la muerte.