Fidel Castro rechaza implicación de Cuba en muerte de Payá

El ex mandatario cubano critica las versiones de la familia del disidente y del político español, Angel Carromero
Fidel Castro rechaza implicación de Cuba en muerte de Payá
Afirma que el gobierno de la isla nada tuvo que ver.
Foto: Archivo

El expresidente cubano, Fidel Castro, rechazó este martes acusaciones de que el gobierno de su país estuvo implicado en la muerte del líder disidente Oswaldo Payá en julio de 2012, como lo señaló el pasado fin de semana el político español, Angel Carromero.

Castro incluyó este rechazo en un extenso artículo sobre el editorial del periódico The New York Times que abogó el domingo por erradicar el embargo económico de Estados Unidos de más de medio siglo a Cuba.

Carromero, iba manejando el auto que se volcó y cobró la vida de Payá, y destacó que la muerte del disidente fue un atentado.

El exmandatario calificó este martes esa imputación de la familia de Payá y el político español Ángel Carromero, quien viajó a la ciudad estadounidense de Miami, como “una acusación calumniosa y gratuita”.

El gobierno cubano dijo en su momento que Payá murió en un accidente de tránsito cerca de la ciudad de Bayamo, cuando su automóvil, conducido a exceso de velocidad por Carromero se estrelló contra un árbol.

Pero la viuda y la hija del líder del Movimiento Cristiano Liberación se negaron a aceptar la versión oficial y alegaron que la familia recibió información de que el vehículo había sido impactado reiteradas veces por otro automóvil.

Castro, de 88 años de edad, tituló su nota “Lo que no podrá olvidarse nunca”, divulgada por medios oficiales sobre el editorial del The New York Times titulada: “Tiempo de acabar el embargo a Cuba”.

Aunque Castro permanece apartado desde 2006 de las funciones de gobierno, esta es la primera reacción pública en el país caribeño sobre los consejos que dio el periódico estadunidense al presidente Barack Obama.

Según el artículo del periódico estadunidense, los cubanos tuvieron acceso este día a temas poco comentados en la isla, como la crisis económica, el objetivo de las reformas del presidente Raúl Castro y el temor de que Venezuela recorte su colaboración económica.

El veterano líder revolucionario dijo que el artículo está escrito “con gran habilidad, buscando el mayor beneficio para la política norteamericana en la compleja situación, cuando los problemas políticos, económicos, financieros y comerciales se acrecientan”.

“A ello se suman los derivados del cambio climático acelerado; la competencia comercial; la velocidad, precisión y poder destructivo de armas que amenazan la supervivencia de la humanidad”, agregó.

“Esto sin mencionar la lucha contra el ébola que amenaza la salud de millones de personas”, dijo el exmandatario, sustituido institucionalmente en 2008 en el poder por su hermano, el general de Ejército, Raúl Castro.

“Añádase que dentro de unos días la comunidad mundial expondrá ante Naciones Unidas si está de acuerdo o no con el bloqueo a Cuba”, dijo en alusión a la sesión de la Asamblea General de la ONU, del 28 de octubre, que se pronunciará sobre el tema.

El tema del levantamiento del embargo de más de medio siglo, a lo que se oponen viejos militantes anticastristas en Miami, ha sido abordado también en Estados Unidos por el diario The Washington Post y políticos liberales.

La directora de Estados Unidos en la cancillería, Josefina Vidal, dijo la semana pasada que “ambos países pueden conversar si los dos gobiernos, de manera racional y civilizada, se proponen salir de este desencuentro”.

Sin embargo, estimó que “no hay indicaciones de un cambio de la política” oficial de Washington hacia Cuba.

Con información de Notimex